El pasado fin de semana, Anabel Pantoja confirmaba a través de sus redes sociales su ruptura con Omar Sánchez tan solo cuatro meses después de darse el «sí, quiero». Días después, la sobrina de Isabel Pantoja reaparecía en ‘Sálvame’ asegurando que los problemas en la pareja los llevaban arrastrando desde hacía algún tiempo y admitía que había tomado la difícil decisión después de ver que el canario había perdido la ilusión. Mientras que la colaboradora ya ha hecho la mudanza, el exconcursante de ‘Supervivientes’ ha viajado hasta Madrid para reencontrarse con uno de sus mayores apoyos, Alejandro Albalá.

Omar Sánchez, Alejandro Albalá
Redes sociales

A través de sus redes sociales, Alejandro Albalá compartía una imagen en la que aparecía cenando en un conocido restaurante de Madrid junto a Omar Sánchez. Una velada que le ha servido al canario para desconectar de su realidad después de haberse visto en el centro del huracán mediático debido a su separación de Anabel Pantoja. La amistad entre ambos viene de lejos y todo es gracia a su paso por ‘Supervivientes’. Una relación que la sobrina de Isabel Pantoja nunca vio con buenos ojos y que el ex de Chabelita Pantoja se encargó de hacer público en los diversos platós de Mediaset.

Ahora, en esta nueva etapa, Omar Sánchez se ha querido rodear de sus buenos amigos para hacer frente a los difíciles momentos por los que está pasando. A juzgar por lo que han compartido ambos en sus respectivas redes sociales, el canario ha viajado hasta la capital española para salir de fiesta y reunirse con viejos amigos. Por otra parte, su historia de Instagram sirve como una prueba fehaciente de que el canario está intentando pasar página.

Una ruptura muy dura para Omar Sánchez

Omar Sánchez no está pasando por un bueno momento y no duda en hacérselo saber a sus seguidores. En concreto, el todavía marido de Anabel Pantoja ha mostrado que el insomnio está siendo parte de su rutina de cada día. El empresario se refugia en sus amigos, sin embargo, en las noches se encuentra solo y solo le acompaña el insomnio, el cual parece haberse convertido en su fiel compañero desde hace días.

A pesar de las habladurías, lo cierto es que Anabel Pantoja tiene la conciencia muy tranquila y reconoce que no va a ser ni la primera ni la última persona en desenamorarse de una persona. Aunque se ha sentido valorada y querida, la sobrina de Isabel Pantoja siempre quiso ir más allá con su chico, al que considera que se relajó tras su boda de cuento de hadas. «Le veía muy relajado, yo necesitaba algo más en mi vida después de la boda. Él siempre ha sido así, yo sabía con quién me casaba, pero nos distanciamos porque él se relajó después de casarnos, y para mí que hubiera un papel no significaba nada, necesitaba algo más», admitía con la voz entrecortada frente a Jorge Javier Vázquez.