La presentadora de televisión ha querido tener un detalle con los colaboradores de su programa cuando han vivido unos meses muy intensos de trabajo.


Del plató de su programa a casa y de casa al plató de su programa. Esto es lo que hace cada día Ana Rosa Quintana con el fin de cumplir con la emisión de ‘El programa de Ana Rosa’, que continúa dando toda la información a pesar de la crisis del coronavirus. De hecho, han tenido que tomar algunas medidas como no recibir público o reducir el número de trabajadores en el plató con el fin de respetar las distancias y evitar el contagio.

Pues bien, han sido muy duros, en los que han tenido que hablar de los duros momentos que ha vivido nuestro país por la pandemia. Ahora, cuando parece que la situación se va regulando, Ana Rosa Quintana ha querido cumplir con una promesa que le hizo a sus compañeros de trabajo.

Y es que la presentadora de televisión les ha llevado al plató torrijas, un postre que ha estado haciendo durante el puente: «He cumplido mi promesa… He traído las torrijas. José María me trajo un pan maravilloso de Valladolid y las he hecho. Fuera de temporada, pero en esta época todo cambia», decía con el fin de hacer ver a los teleespectadores que había cumplido su promesa.

Ha tenido que decirlo públicamente, puesto que las medidas de distancia no han hecho posible que Ana Rosa y los colaboradores se tomen las torrijas en pleno directo. Aún así, los compañeros de la presentadora estaban muy agradecidos por el detalle que había tenido con ellos al traerles el desayuno.

Ana Rosa Quintana ha vivido un programa muy intenso, ya que nada más empezar ha querido explicar cómo ha pasado el Día de la Madre, que ha sido el más atípico. «El domingo me preguntaron cómo iba a celebrar el Día de la Madre, que si iba a hacer algo especial, que si iba a hacer algo… pero yo no tenía cuerpo de hacer ninguna celebración. Cuando te levantas justo ese día, te acuerdas de tantas personas que han perdido a su madre por esta crisis. Esas personas que están de luto y para las que este Día de la Madre es un dolor añadido», decía emocionada.

Un momento muy complicado

España pasa por uno de los momentos más complicados después de que llegara a nuestro país la crisis del coronavirus. Los medios de comunicación seguimos al pie del cañón para seguir ofreciendo nuestra información. Ana Rosa Quintana también ha tenido que dar toda la información que gira en torno a esta pandemia y ha habido días realmente duros.

A pesar de que ha estado acudiendo todos los días al plató, Ana Rosa tuvo que abandonar al sufrir una faringitis que le impedía hablar. En ese momento, fue Patricia Pardo la que la sustituyó, pero no dudó en entrar en directo desde casa para contar cómo estaba viviendo este problema de salud.

Unos minutos antes de que decidiera abandonar el plató, la presentadora se sentía molesta y a tan solo hora y media de que terminara el programa tuvo que ausentarse. Eso sí, al principio aseguró que tan solo se encontraba afónica debido a que padece de alergia y como cada año por esta época le pasa factura. A pesar de conocer su cuerpo, la presentadora todavía no se había decidido a tomar los antihistamínicos. Dos días después de que tuviera que abandonar su puesto de trabajo, quiso entrar en directo en su programa para contar cómo se encuentra.

El perro de Ana Rosa Quintana quería salir en la pequeña pantalla

A pesar de que ella es la gran estrella de su espacio de televisión, alguien le ha quitó eñ protagonismo durante la conezión. Y es que a mitad de la conexión, su perrito, Harry, aclamaba la atención de su dueña que estaba muy pendiente de su conversación con Patricia Pardo y no le hacía caso al peludo, que tan solo quería los mimos de Ana Rosa Quintana. Dándole con sus patitas, finalmente ha logrado que la presentadora lo cogiera en brazos y lo presentara en directo a toda España.

El perrito ha recibido los halagos de todos los colaboradores de televisión, y es que lo cierto es que es una monería. No ha sido solo una vez en la que el perrito ha querido llamar la atención de su dueña… y es que a lo largo de la conexión que ha durado cerca de quince minutos, el perrito apareció en dos ocasiones diferentes. Días después de esta conexión, Ana Rosa volvió al plató recuperada para seguir con sus obligaciones profesionales.