Mario Vaquerizo se ha sentado y sincerado con SEMANA sobre el amor, el éxito y la salud de su ex jefa Ana Rosa Quintana tras anunciar su enfermedad


Mario Vaquerizo hace oro todo lo que toca y, sino que se lo digan a él. El madrileño es el gurú de las marcas, las empresas se lo rifan… ¿El motivo? Todo el mundo lo quiere. Allá por donde pasa, el marido de Alaska y componente de las Nancys Rubias, atiende a sus fans, conversa y se saca fotos. Sin pelos en la lengua y con esa gracia natural que le caracteriza, nuestro protagonista se ha sentado con SEMANA en la presentación de Ventis España, donde ejerce de embajador, para desvelarnos el secreto de su éxito, detalles sobre su matrimonio con Olvido y cómo se siente tras confesar Ana Rosa Quintana, su jefa durante algunos años, su cáncer de mama.

GTRES

Me gusta ver lo cariñoso que eres siempre con tu público y con la prensa.
El tratar bien no es algo impostado, a mí me sale por naturaleza ser amable, me cuesta mucho trabajo ser desagradable, a veces me tengo que cabrear y cuando me cabreo soy la persona más ordinaria del mundo. Lo que pasa es que vomito todo en ese momento y después se me olvida. No es que trate bien, es que creo es una cuestión de profesionalidad.

Eres como una especie de gurú para las marcas ¿Cuál crees que es tu enganche
No me lo planteo. Esto no deja de ser un negocio. Hay veces que también se arriesgan, porque puede salir mal, ¿sabes? Pero yo creo que la publicidad lo que capta es la empatía, el que no te produzca rechazo.  Seguramente que hay gente que me produzca rechazo y a lo mejor hay gente que no compre jamás en Ventis porque lo anuncia Mario Vaquerizo, pero creo que no es el caso. No es el caso porque les está yendo muy bien en la primera semana. Las marcas son gurús conmigo, porque me dejan hacer lo que quiera en cada momento. Yo nunca he ido de nada.

¿Es caro contratar a Mario Vaquerizo?
Depende de lo que tú quieras. No. Mira, hay cosas en la vida que se hacen por dinero y sabes lo que tienes que pedir y existen otros casos en los que el dinero es lo de menos. ¿Sabes lo que quiero decir? Yo, por ejemplo, agradezco en un momento dado cobrar un poquito menos si después la empresa invierte mucho en televisión, porque eso va a ser mejor para mí también, porque todo el mundo se va a enterar. Se llama invertir en uno mismo.

GTRES

Es inevitable, hablando de televisión, no hablar de una de tus jefas, Ana Rosa.
Ana Rosa es la mejor jefa que he tenido en todos los años que llevo en televisión. He pasado por muchos jefes, pero Ana Rosa es otro grado. Somos amigos. Mira qué grado de generosidad tiene que yo me he enterado por la televisión como el resto de muchas personas. Bibiana, que también es muy amiga de ella, aparte de que también es nuestra jefa, se ha enterado por la televisión y eso demuestra cómo es Ana Rosa. Trabajar con ella es lo más fácil del mundo. Es generosa, no te da el coñazo de nada, te deja libertad. Es una persona muy plural, que comparte mucho y después tengo la suerte también de compartir fuera de cámaras e irme de fiesta con ella.

¿Cómo crees que lo estará pasando?
Ahora lo estará pasando mal, imagino. Yo estoy seguro de que va a salir todo bien, pero esto lo tienes que vivir tú y no es fácil. Sobre todo, para una persona a la que le gusta mucho su trabajo, que su vida es trabajar, llevar su programa y ahora de momento por esta circunstancia tener que estar un poquito ausente, ¿sabes? Pero creo que como la buena gente puede con todo, pues la Rosa va a poder.

¿Te has puesto en contacto con ella?
Le mandé un mensajito y ella me respondió muy cariñosamente. No quiero estar molestándola, pero sí quiero estar presente. Hay personas que a lo mejor no quieren que la llamen. Yo sí quiero que me llame todo el mundo, porque sentirte querido creo que te reconforta mucho y te da mucha energía.

GTRES

¿Necesitas el calor continuo de tus amistades?
Me acuerdo de que cuando murió mi hermano le dije a Olvido «llama a todos mis amigos, quiero que estén todos aquí» ¿Qué a lo mejor fui egoísta?, pero yo necesitaba eso. ¿Y sabes lo más bonito de todo? Que los amigos de mis padres dijeron, «ay, los amigos de Mario son muy raros, pero cómo se quieren entre ellos» y eso es lo más bonito que te pueden decir. A mí es que me gusta y necesito sentirme querido, y también me gusta que la gente sepa que yo también quiero a las personas.

La última vez que estuvimos con tu mujer le preguntamos cómo hubiera sido de su vida si no estuvieras tú, y nos contestó que sería Olvido sin Mario, en tu caso ¿Qué me responderías tú?
Hombre, pues no sería mucho de lo que soy hoy en día. No estaría tan guapo y no me sentiría un nombre tan pleno, creo. No sería tan coherente, no sería tan sensato. Lo que pasa es que en mi relación con Olvido también he tenido mucha suerte, porque además el mundo previo que tenía antes de conocerme lo sigue manteniendo. Y yo ahora formo parte de ese mundo.  Para mí sería un problema que mi mujer no se llevara bien con mis padres o con mi hermana.