Kiko Rivera no está atravesando su mejor momento, tanto personal como profesional. Desde hace varios meses parece que la tranquilidad se ha instalado en el seno familiar del clan Pantoja, al no existir nuevos frentes abiertos que mantengan a sus miembros enfrentados. Con su hermana, Chabelita Pantoja, vuelve a reinar la paz, su cuñado, Asraf Beno, parece tener ahora su beneplácito, con su madre, Isabel Pantoja, todo es excelente al verla feliz y con fuerzas renovadas, al igual que con su esposa, Irene Rosales, con la que ha formado una hermosa familia. Ahora bien, en su caso propio, como individuo, no todo va tan bien.

Kiko Rivera está viviendo un momento delicado en lo que a su economía se refiere. Ya desveló su prima, Anabel Pantoja, que el Dj está tratando de “sacar dinero de donde puede”, ahora que los artistas han visto cómo sus contratos se han reducido considerablemente por el preocupante avance de la pandemia del coronavirus entre nuestras fronteras. Se acabaron los conciertos multitudinarios hasta nueva orden, así como sus bolos en discotecas y espacios lúdicos, donde el número de personas se ve limitado hasta tal punto, que no se puede asegurar la supervivencia de estos establecimientos ante la evidente reducción de sus ingresos. Algo que solo se compensaría con la bajada del caché de los artistas contratados.

Una delicada situación que trae de cabeza a Kiko Rivera, que ya aseguró que sobrevive gracias a la ayuda que el Gobierno le otorgó durante los meses que duró la cuarentena al ser autónomo y ver paralizado el flujo de ingresos al que estaba acostumbrado. Esto ha hecho mella en su estado de ánimo, algo que no ha pasado desapercibido entre sus seguidores, que cada vez se muestran más preocupados por su situación. Pero nunca tanto como hasta ahora, tras la última publicación del hijo de Isabel Pantoja en su cuenta personal de Instagram, que ha dejado a sus fans con mal sabor de boca, al saber que algo no anda bien y entre especulaciones sobre si podría o no haber sido contagiado de coronavirus.

Las elucubraciones de los seguidores de Kiko Rivera se han disparado tras la última fotografía publicada por el Dj en sus redes sociales. Una instantánea a modo de selfie en la que el joven aparece sin camiseta, tumbado en el sofá rodeado de cojines y con una cara de desgana y apatía que ha preocupado a sus fans, casi tanto como el mensaje que ha escrito para acompañar a la fotografía. “No estoy muy católico yo hoy. Tengo el cuerpo un poco cortado. No tengo fiebre, no se alarmen, pero sí me encuentro rarete”, confesaba Kiko Rivera, que lograba que sus seguidores se alarmasen ante lo que consideraban una alusión al coronavirus, pese a que el artista ya adelantaba que no tenía fiebre, tan solo malestar en el cuerpo.