Han sido tantas las críticas de los usuarios de la red, que la cantante no ha tenido más remedio que poner cartas en el asunto.


Hundida, medicada y sin poder salir de la cama. Así se encontraría Isabel Pantoja en estos momentos tras las declaraciones de su hijo Kiko Rivera. Unas declaraciones que han destruido la imagen de la tonadillera a nivel mediático. Las duros calificativos que le ha dedicado su «pequeño del alma», ha provocado que la gente se posicione a favor de él y critiquen con dureza, las decisiones que ha tomado la artista a lo largo de la vida del joven. Un suceso que ha coincidido con el lanzamiento del nuevo disco de la folclórica y que está afectando a la promoción del mismo. Han sido tantas las criticas de los usuarios de la red, que la cantante no ha tenido más remedio que poner cartas en el asunto.

© Gtres.

Kiko Rivera ha abierto la caja de Pandora. La guerra entre madre e hijo ha supuesto una grieta insalvable en la familia Pantoja. «Mi madre no tiene corazón», «está cegada por el dinero», «no es buena persona», «su vida es una gran mentira»… Al Dj no le ha temblado el pulso a la hora de definir a la tonadillera. Todas estas acusaciones han hecho mella en la imagen que hasta ahora tenía el público de la cantante. Una imagen que estas últimas semanas se ha visto bastante deteriorada y que está afectando negativamente a la promoción del nuevo disco de la artista. Hace apenas 24 horas, la madre de Chabelita Pantoja ha decidido bloquear los comentarios de su cuenta de Instagram y así evitar leer (y que lean) la opinión que ahora mismo tienen los usuarios de ella. Una acción que coincide  en plena promoción de su nuevo álbum de estudio.

La cantante, que está utilizando sus redes sociales para dar visibilidad a este nuevo trabajo, ha recibido una avalancha de criticas por gran parte de sus seguidores. Este miércoles, la artista acumulaba más de 1.500 comentarios negativos acusándola, entre otras cosas, de ser mala madre y de aprovecharse de la herencia de su hijo. Unas demoledoras críticas que han obligado a la artista a vetar la opción de comentarios. Una decisión, hasta ahora inaudita, que evidencia el mal momento público que está atravesando la tonadillera. En la actualidad, Isabel cuenta con más de 350.000 seguidores, una cantidad importante pero que si la comparamos con la que tiene su hijo, 994.000 seguidores (cifra que ha ido aumentando a lo largo de los días), se queda muy inferior.

Este viernes, durante la emisión de «Cantora la herencia envenenada», el Dj lanzó una lapidaria frase: «Me da igual la carrera profesional de mi madre». Un hecho, que a la vista de los últimos acontecimientos, lo está manteniendo a raja tabla.