María del Monte (61 años) jamás barruntó este escenario. Ni en su peor pesadilla hubiera imaginado una traición de este calibre por parte de un familiar. Mucho menos que Antonio Tejado (36 años), su sobrino del alma, sería señalado por un juez como el autor intelectual del asalto a su casa el pasado mes de agosto. Una fatídica noche en la que perdió los ahorros de toda una vida y donde llegó incluso a temer por su vida, tal y como testificó junto a su pareja, Inmaculada Casal, en los juzgados de Sevilla. Es pocos días después cuando la revista SEMANA saca a la luz datos exclusivos: las pistas que acorralan a Antonio Tejado

La pregunta que Antonio Tejado hizo a María del Monte sobre su rutina justo antes del robo a su casa

Según ha podido saber la revista SEMANA el auto refleja una pregunta que no ha hecho otra cosa que alertar a la Guardia Civil. Una duda que Antonio Tejado planteó a su tía antes del robo en el que cinco ladrones entraron en su casa de Gines. Y es que quiso saber cuál era la rutina de la cantante por la noche, incluida la hora a que solían irse a la cama. Esta cuestión junto a otras muchas son recogidas en el interior de la revista SEMANA, número que estará disponible en los kioscos desde este miércoles 21 de febrero. 

Este medio puede confirmar que María del Monte y su familia vivieron un calvario la noche del 24 de agosto en su chalet de Gines en Sevilla. Fue amenazada de muerte por los asaltantes, quienes tenían claro que no querían irse sin su botín. Más de 650.000 euros sustraídos, de los cuales solo han recuperado parte gracias a su aseguradora. Tal y como te hemos revelado, la artista tendrá una indemnización que le servirá para recuperarse, aunque ni mucho menos será la cantidad total. 

Portada SEMANA.

Portada SEMANA.

SEMANA.

La casa de estilo boho chic de Elena Tablada

También te interesará

La casa de estilo boho chic de Elena Tablada

Por el momento, Antonio Tejado cuenta con dos mujeres a su lado. Ninguna de ellas es por supuesto María del Monte, quien ha repetido que cree en la presunción de inocencia. Nos referimos, en cambio, a su novia Samara y a su madre, María José Vargas, las cuales han estrechado su relación desde que él entrara en prisión provisional sin fianza. Ambas son conscientes de que es de suma importancia apoyarle e intentar levantar su ánimo, sobre todo, antes de que preste declaración el próximo 1 de marzo. Será entonces cuando hable, de forma voluntaria, un cambio de estrategia con el que quizás cambie su situación legal.

Y, aunque él ha negado algunas de las informaciones que sobrevuelan sobre él, lo cierto es que cada vez son más las pruebas que lo señalan. Por ejemplo, una segunda línea de móvil, con tarjeta de prepago, que Antonio solo utilizaba para ponerse en contacto con el resto de la banda detenida. Una organización que encabezaba un boxeador ruso, quien, por cierto, perdió su teléfono en la parte trasera de la vivienda de María del Monte un día antes del asalto. Calificado como "error garrafal", esto demostró lo poco o nada atado que estaba el robo a la casa de María del Monte. 

El grado de implicación de Antonio Tejado en el asalto a la casa de María del Monte

Mientras todo se aclara, lo que está más que claro es que la familia de Antonio Tejado está rota. Repleta de fisuras. No es para menos teniendo en cuenta la forma en la que el juez describe la implicación de Antonio Tejado en el asalto al inmueble de María del Monte. Si corres a tu kiosco podrás descubrir las palabras exactas con las que se refiere a él el jurista, así como un seguimiento detallado sobre este caso que tanto interés despierta en la crónica social. 

Antonio Tejado en una foto de archivo

También te interesará

Última hora caso Antonio Tejado: la prueba clave que le señala como ‘cooperador necesario’ en el robo a María del Monte

Antonio Tejado no puede evitar que en este momento todos los focos se dirijan a su persona. Que su nombre cope titulares y que se publiquen informaciones escalofriantes sobre su presunto modus operandi antes del traumático robo a su tía. Entre otros detalles, sus inquietantes llamadas a María del Monte o los pinchazos telefónicos que la Guardia Civil llevó a cabo para descubrir la identidad de los delincuentes.