«Me vengo abajo porque lo que vi fue muy duro», ha confesado la colaboradora tras las últimas declaraciones de su primo en el ‘Deluxe’.


Este fin de semana, Kiko Rivera se sentó en ‘Domingo Deluxe’ para enviar un ultimátum a Isabel Pantoja. Cansado de la dura guerra abierta con su madre, lanzaba un mensaje contundente: «Tienes 24 horas, mamá. Te voy a dar la última oportunidad de ponerte en contacto conmigo». Una vez más, el DJ compartía con toda España la cara B de la tonadillera, a la que a día de hoy considera «una desconocida», «una déspota», «una marioneta» de su hermano Agustín y una persona interesada: «Mi madre solo se mueve por dinero». Ahora, Anabel Pantoja ha respondido a las declaraciones de su primo desde su sillón de ‘Sálvame’.

Y es que el andaluz no solo habló con dureza sobre la mujer que le dio la vida. También tuvo palabras para su prima, a la que acusó de ser «una cobarde» y de ser «igual de prepotente que su tía». El panorama familiar no puede resultar más esperpéntico, y Anabel no puede ocultar la «tristeza» que siente y cómo todo esto le está afectando enormemente. «Entiendo que cada uno tiene su opinión. Cada uno tiene su versión y ya está», ha confesado este lunes, rota en llanto.

Poco después de que Kiko Rivera se sentara en el ‘Deluxe’, Anabel pudo hablar con su primo. Éste le ha dicho lo que opina sobre su papel en el conflicto dentro del clan: “Me respeta, le he dicho que no quiero entrar y que si puede evitar este tipo de cosas, que lo haga, porque me pone en una tesitura muy mala”.

«Ahora sé que no hay marcha atrás»

Tras escuchar a Anabel Pantoja, Kiko Matamoros le ha recordado que su primo ha hecho un retrato “devastador” sobre ella. La colaboradora reaccionaba con furia: “¡Levas más de un mes intentando ponerme en contra de mi primo! ¡Olvídate de meter mierda con mi primo, que eres muy ‘jartible!”. Y añadía: «¡Eres una pesadilla!». El enfrentamiento entre ellos ganaba tensión por momentos, así que Anabel ha terminado rompiéndose poco antes de una pausa publicitaria. A la vuelta, se disculpaba por su reacción: “Estoy nerviosa, me vengo abajo porque lo que vi ayer fue muy duro y a partir de ahora sé que no hay marcha atrás».

Telecinco

En su entrevista en el ‘Deluxe’, Kiko Rivera contaba que para su tío Agustín «Anabel está en el grupo de los enemigos» y que su prima tiene miedo a hablar de la familia porque está «acojoná». También revelaba un sorprendente episodio vivido con su progenitora y que tiene que ver con Chabelita. «Mi madre me pidió que buscase un abogado para quitar los apellidos a mi hermana». Incluso le dijo que fuese a los platós de televisión para hablar mal de Isa Pantoja: «A muerte, a muerte». A este respecto, Anabel ha explicado: «Son cosas muy desagradables y si ella lo llega a saber por la tele supongo que le afectarán. Madre e hija han discutido y han tenido muchísimas diferencias. Y cuando dos personas se enfadas se pueden decir cosas muy dañinas. No me voy a justificar, pero a veces me he enfadado con mis padres y he dicho cosas de las que me arrepiento».

Cree que Kiko y Chabelita seguirán unidos

En cualquier caso no cree que la confesión de Kiko afecte a la relación entre los hermanos: «Yo no la veo a ella con cosa de enfadarse con Kiko. Eso se hablará». Tiene claro que cuando Kiko hizo su última entrevista en la pequeña pantalla «estaba en un contexto de cosas» y «fue un momento en el que las cosas estaban mal. No voy a justificarlo, pero la situación es que estaban en guerra».

Telecinco

Anabel ha aclarado que en ningún caso quiere ser la portavoz familiar. Tampoco se jacta de estar en medio de una batalla en la que nada puede hacer para cambiar las cosas. «Yo no voy de víctima. A mí si las lágrimas me salen, me salen del corazón. A ver si todo el mundo que llora es una víctima», ha sentenciado. También ha lamentado estar sometida de manera constante a las críticas de sus compañeros: «Estoy harta de los juicios y las historias. ¡Que nadie se pone en mi lugar!».

La polémica de Anabel con su padre

Por último, Anabel también ha lanzado un mensaje a su tía abuela Magdalena. Y es que la hermana de su abuela, doña Ana, la ha acusado de no atender a su padre y no pagarle un ascensor ahora que tiene tantos problemas de movilidad. «Agradezco muchísimo el cariño que tiene a mi padre, pero le agradezco que con el dinerito que ha ganado que mire por su familia y se encargue de su familia. A partir de ahora yo me voy a encargar de que no vea a mi padre, porque si es para cuestionarme no se me va a cuestionar. Le debo un respeto a quien me dio la vida», zanjaba. Asimismo, confesaba que ha llamado por teléfono a su padre en tres ocasiones y éste no le ha contestado: «Lo he llamado y no me ha cogido el teléfono por la que ha montado esta señora». ¿Se trata de nuevos problemas familiares para Anabel?