«El espíritu olímpico debe seguir inspirándonos», dice el rey en un sentido mensaje en el que recuerda su experiencia como abanderado de España en Barcelona ’92.


Hoy, 24 de julio, estaba previsto que se inauguraran los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. Una cita con el deporte de élite del planeta que ha sido suspendida a causa de la pandemia del coronavirus. Por este motivo, el rey Felipe VI ha querido recordar qué supuso para él y para toda la sociedad llevar la bandera española en la inauguración de Barcelona ’92. Su imagen cargando la insignia del país delante de millones de espectadores en el mundo – y ante las lágrimas de su hermana, la infanta Elena– fue uno de los momentos más emotivos del arranque de las olimpiadas en nuestro país.

Recuerda con emoción el día que fue abanderado

En un vídeo grabado desde su despacho del Palacio de la Zarzuela, Su Majestad ha enviado unas palabras que se suman a otros mensajes de los abanderados españoles en los Juegos Olímpicos. «Este 24 de julio estaba previsto la inauguración, pero debido a la pandemia han sido aplazados para el año que viene», comienza diciendo el monarca. «Tuve ese inmenso honor en los juegos de verano de Barcelona 92. Era la primera vez que se jugaba en España y, por tanto, jugábamos en casa».

«Ser olímpico implica el compromiso con los más altos valores que encarnan el ideal olímpico. Valores como el compañerismo, el juego limpio, la excelencia, el esfuerzo… Son en realidad seña y guía para todas las dimensiones de la vida. Y ser abanderado de tu país supone el orgullo inmenso de representar a nuestro deporte, a España, en la mayor y más importante convocatoria deportiva del planeta», recuerda, emocionado. «Y significa por supuesto hacerlo en el ámbito de la competición, donde como equipo buscamos el mayor número de medallas y las mejores marcas. Pero aún más importante, ser abanderado significa representar internacionalmente a nuestra sociedad con su principal símbolo… en lo que se refiere a los altos principios y valores que representan».

«El espíritu olímpico deben seguir inspirándonos para superar los desafíos»

El Rey, que en las olimpiadas era miembro del equipo de vela de la clase soling, ha recordado que el 92 «fue un año clave para España». Además de los Juegos Olímpicos de Barcelona, «se conmemoraba el V Centenario del Descubrimiento de América. Se organizó la Expo Universal en Sevilla y Madrid fue Capital Cultural Europea». Gracias a todo ello se dio a «conocer en toda la comunidad internacional el alto grado de progreso alcanzado en nuestro país». Al echar la vista atrás, el Rey asegura que «los juegos ayudaron a hacer realidad una auténtica reválida ante el mundo con una magnífica, real y potente puesta en escena».

Sus palabras han estado acompañadas de imágenes de la ceremonia inaugural de Barcelona´92 y han finalizado con su voluntad de salir adelante a pesar de la «dura coyuntura actual por la que atraviesa nuestro país y gran parte del mundo». Para él, «el ejemplo que significó Barcelona ’92 y el propio espíritu olímpico deben seguir inspirándonos para superar todos los desafíos que tenemos por delante. Son retos muy importantes, complejos y diferentes. Pero los españoles, con el mejor espíritu y los más sólidos valores olímpicos, vamos a superarlos todos, tal y como hemos hecho tantas veces en nuestra larga historia».

La visita exprés de los Reyes, Felipe y Letizia, a Cataluña

Los Reyes Felipe y Letizia disfrutan de una noche de cine para apoyar al sector cinematográfico

Los Reyes, en el País Vasco: el punto más complicado de su gira

La infanta Cristina también recuerda su experiencia como abanderada

Desde el Comité Olímpico Español han querido invitar a otros grandes protagonistas de las ceremonias de apertura de los Juegos. Al igual que el rey, el tenista Rafa Nadal ha compartido su experiencia vivida como abanderado. «La energía que uno siente cuando uno sale ahí en medio en cualquier ceremonia de inauguración de los juegos es indescriptible. Imaginaros el hecho de salir el primero representando a tu país». El jugador de baloncesto Pau Gasollo recuerda así: «Nunca olvidaré ese momento antes de salir al estadio olímpico y darme la vuelta y ver a todos mis compañeros y compañeras. También la Infanta Cristina participa en la rueda de mensajes del COE para señalar que El acontecimiento deportivo más importante para la vida es un deportista, es indescriptible». La hermana del rey fue la encargada de portar la bandera en los juegos olímpicos de Seúl, en 1988. Estos días ha disfrutado de unos días de descanso con su familia en Vitoria gracias al permiso penitenciario que le han concedido a Iñaki Urdangarin para salir de la prisión de Brieva.