Los príncipes Jacques y Gabriella cumplen seis años junto a sus padres y restringidos por las medidas sanitarias. ¡Pero con fiesta!


Los pequeños Jacques y Gabriella de Mónaco, hijos de los príncipes Alberto y Charlène, ya tienen seis años. El 10 de diciembre celebraban su cumpleaños y, como siempre, su madre ha sido la mejor ‘reportera’ del evento. Gracias a la princesa hemos podido saber cómo ha sido la fiesta de puertas para adentro de palacio. Y es de lo más original a primera vista.

En las dos fotos que Charlène ha compartido en su cuenta de Instagram se ve a los mellizos vestidos con pijama. Jacques está de pie, al lado de su padre, y lleva un modelo de cuerpo entero con tierno estampado de vaca, mientras que Gabriella está sentada en el regazo de su madre. Además también llama la atención la iluminación de la sala en la que se encuentran, con luces en tonos morados y rosas de tipo led o de discoteca. En la mesa reposan sendas tartas con las seis velas correspondientes y otros dulces, como cupcakes, además de unos cuantos paquetes de regalo. A su espalda también se observa un panel con algunas fotos de los pequeños. Y aunque las medidas contra la pandemia impedían una fiesta infantil en toda regla, no les faltó la diversión.

Princess Charlene Instagram.

La escena es bastante informal, aunque tanto las luces como el hecho de que Alberto y Charlène vayan arreglados como para una fiesta despista un poco. El príncipe luce traje y corbata… El gesto más curioso lo protagoniza el pequeño Jacques, quien no duda en posar con su mano depositada sobre la cabeza de su papá, quien está ayudando a soplar las velas. Un momento familiar que nos da una idea de cómo es el príncipe en la intimidad de su hogar.

Hace unos días, con motivo de la celebración del Día Nacional de Mónaco, también compartían unas fotos en las que se veía al soberano de pie grabando su discurso, mientras por detrás su hija le imitaba con inequívoca travesura. Lo cierto es que todo ello está ayudando a mostrar ese otro lado más cercano del príncipe Alberto, cuya imagen era más bien fría y se debate de vez en cuando con los rumores de crisis matrimonial.

Charlène de Mónaco apoya estas fotografías con un escueto mensaje: «Feliz Sexto Cumpleaños a mis preciosos niños«.

Jacques y Gabriella forman un tándem perfecto e inseparable. Si bien solo el varón es el heredero y sucederá algún día a su padre en el trono. A pesar de su corta edad, cada uno va dando muestras de su personalidad: el niño es más tranquilo, ya incluso posa con su padre en fotos oficiales y vestido de uniforme, preparándose para su papel; y la niña es un puro terremoto, más natural y espontánea.