Tras quedar tercera finalista de ‘Supervivientes 2020’, a Rocío le lloverán las ofertas de trabajo. ¿Está decidida a trabajar en televisión? Su padre cuenta su decisión.


Tras la gran final de ‘Supervivientes 2020’, en el que Rocío Flores ha quedado tercera finalista, la pregunta que todos nos hacemos es: ¿Qué pasará de ahora en adelante con la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco? Convertida ya en un personaje del corazón de primer nivel, ¿seguirá participando en programas de televisión? ¿Se animará a contar todos los secretos de su complicada relación con su madre en las revistas de papel ‘couché? ¿La veremos ofreciendo exclusivas y entrevistas delante de los focos? ¿Está lista para trabajar a tiempo completo en la pequeña pantalla?

El salto definitivo a la fama de la nieta de Rocío Jurado

Mucho se ha especulado en las últimas semanas sobre el futuro de la joven, quien ha dado el salto definitivo a la fama en los últimos meses. Todo el país la conoce desde el día de su nacimiento, el 13 de octubre de 1996. Nieta de ‘la más grande’, millones de españoles la hemos visto crecer y hemos sido testigos de destacados instantes de su vida. En nuestra retina están grabadas las tiernas imágenes de Rocío Jurado posando con su nieta en su pueblo natal. O las fotografías de tantos encuentros familiares en los que siempre la veíamos muy pegada a su querida tía, Gloria Camila.

Sin embargo, no ha sido hasta su entrada en ‘Supervivientes 2020’ cuando el gran público ha podido conocerla más en profundidad. El ‘reality’ la ha catapultado definitivamente a la fama. Ahora que el concurso ha llegado a su fin, la gran incógnita es saber qué camino elegirá Rocío. Ya es la niña bonita de Mediaset. El público la adora y los usuarios de las redes, también. El país entero se ha rendido a sus pies. ¿Se animará, entonces, a ejercer como ‘celebrity’? ¿Está dispuesta a disfrutar de los suculentos beneficios económicos que la actividad en los medios podría reportarle?

Rocío Flores: «Voy a seguir con mi vida anterior»

Antonio David Flores ha revelado el plan que tiene su hija, y que afectará de manera decisiva a su futuro. Porque, después de tres meses y medio concursando en las costas de Honduras, Rocío ha tenido tiempo suficiente para reflexionar sobre su porvenir. Esto explica que, tras la final del programa, celebrada el pasado 4 de junio, le hayan bastado unos pocos minutos para dejar clara cuál es su decisión. Ya sabe lo que quiere hacer. Lo tiene clarísimo. El malagueño ha revelado en ‘Sálvame’ qué es lo que desea hacer su hija. Y, lejos de lo que muchos podrían haber imaginado, su voluntad no es continuar delante de las cámaras. Después de 105 días de concurso Rocío solo desea descansar, retomar la calma y volver a la tranquilidad de su vida anterior. «Voy a seguir con mi vida anterior y voy a seguir estudiando», le explicaba anoche al ex Guardia Civil, tras lograr un merecido tercer puesto en ‘SV’. Y así lo ha transmitido su padre en ‘Sálvame’. «No creo que quiera exponerse», señalaba el andaluz.

Una joven con innegable talento para la televisión

La primera vez que vimos a la nieta de la chipionera sentada en un plató de televisión fue en septiembre de 2019. Rocío accedía a sentarse cada semana en los platós de Telecinco para defender a su padre, quien regresaba a la pequeña en Guadalix de la Sierra para concursar en ‘GH VIP 7’. Durante los tres meses que duró la emisión del espacio se dejó la piel para proteger y dar la cara por su padre ante cualquier roce o polémica que aconteciera en el interior de la casa. En su papel como intercesora dejó demostrado que se desenvuelve de maravilla ante las cámaras. Defendió a su progenitor a capa y espada, poniendo siempre los puntos sobre las íes cuando le correspondía hacerlo. Y cuando era más conveniente callar, lo hacía. Sabe de manera muy precisa la repercusión de todas y cada una de sus palabras. No cabe duda de que gestiona tan bien lo que dice como sus silencios.

Rocío Flores: «Voy a seguir con mi vida anterior»

Solo tiene 23 años, pero en menos de un año de incursión televisiva Rocío ha dejado claro ya que no le tiembla el pulso cuando tiene que abordar su verdad o hablar a corazón abierto de la inexistente relación con su madre, con la que no se habla desde hace siete años. Tampoco teme confesar sus más profundos temores públicamente. Anoche, sin ir más lejos, admitía en la final de ‘Supervivientes 2020’ que la vuelta a la realidad le produce cierto vértigo. «Me da mucho miedo enfrentarme a la realidad. He intentado ser yo siempre. Somos personas que estamos demasiado expuestas, somos una familia muy complicada, muy polémica», recordaba. Es humano sentir este tipo de inquietudes. Más aún en su caso, cuando todo el peso de ser un miembro del clan Mohedano pesa sobre sus espaldas. Ahora, ya lo sabemos: quiere tomarse su tiempo y dejar de ser el centro de todas las miradas. Al menos durante un tiempo. Porque madera para el espectáculo tiene. Y, muy probablemente, la ‘Jurado’ que lleva dentro no tardará en aflorar de nuevo. Esperemos que en un futuro no muy lejano.