Joaquín Prat, víctima de una estafa: usan su nombre sin su consentimiento

Joaquín Prat ha sido víctima de una estafa a través de internet. Han utilizado su nombre y una entrevista ficticia para promocionar un sistema de inversiones

Si hace unos días descubrimos que Joaquín Prat había hecho una escapada exprés a Formentera, ahora denuncia en pleno directo que ha sido víctima de una estafa. El presentador de ‘El programa del verano’ ha desvelado que han utilizado su nombre y una entrevista ficticia sin consentimiento para promocionar un sistema de inversiones.

Joaquín ha contado cómo se enteró de que era víctima de una estafa

El presentador ha relatado cómo se enteró de que su imagen, y la de la también presentadora Patricia Pardo, formaba parte de una página web. «Hace unos días me llaman amigos y me dicen «¿Es verdad que tú has invertido en bitcoins?». Yo la verdad es que jamás he invertido en bitcoins, no invierto ni en bolsa. En nada. Resulta a que a través de Facebook una serie de páginas webs falsean la realidad y me utilizan a mí como reclamo para que ustedes utilicen un programa que opera con bitcoins y se hagan ricos«, comienza diciendo.

Este jueves denunció a esta página web

«Dicen que yo dí una entrevista en ‘El Hormiguero’, citan además al diaro ‘El Mundo’… es todo bastante burdo y es bastante evidente que es falso y que todo es una auténtica tomadura de pelo. Se supone que después de esa entrevista, llaman desde los bancos para pararla y para alertarles», asegura. Y califica lo que ocurrió como un «auténtico despropósito».

«Los despropósitos hay que atajarlos. A todos los de la web, a los que a través de Facebook estáis mandando esta publicidad falsa y engañosa, estáis denunciados desde ayer mismo. Solo quería alertarles sobre esta publicidad engañosa que no es más que una burda estafa», ha sentenciado.

Ana Rosa Quintana, también víctima de una estafa

De hecho, hace dos años, Ana Rosa Quintana también sufrió que su nombre fuera utilizado por una empresa sin su consentimiento. En esta ocasión, su nombre era el reclamo para vender una producto adelgazante que prometía que podías perder hasta siete kilos en un mes. Algo que también denunció públicamente a través de su programa.