La presentadora de ‘Viva la vida’ le ha querido mandar un cariñoso mensaje a la excolaboradora y ha revelado si está dispuesta a volver al programa.


El pasado 11 de julio, Irene Rosales tomaba una importante determinación después de varios meses de sufrimiento a raíz de la muerte de sus padres y la guerra abierta entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja. La de Sevilla anunciaba que dejaba ‘Viva la vida’ porque necesitaba centrarse en ella misma y recuperarse de los fuertes golpes que le había dado la vida. La colaboradora del programa está pasando por unos meses de desconexión acompañada por los suyos y ha sido Emma García este domingo la que ha avanzado las intenciones que tiene esta de cara a una posible vuelta a televisión. 

Instagram

En su regreso de vacaciones, Emma García ha querido acordarse este domingo de Irene Rosales, quien tomaba la decisión de dejar ‘Viva la vida’ el pasado mes de julio. A través de unas cariñosas palabras, la presentadora le ha mandado un sentido beso después de recalcar que estaba muy alegre por ver cómo la mujer de Kiko Rivera ha desconectado durante sus vacaciones. De la misma forma, ha confirmado que la nuera de Isabel Pantoja tiene la intención de volver en las próximas semanas al programa de Telecinco. 

Eso sí, Emma García ha asegurado que será una visita de Irene Rosales y ha dejado en el aire que esto suponga que vuelva a sentarse en la que un día fue su silla de colaboradora. «Dentro de un tiempecito vendrá a visitarnos«, comenta. El anuncio de estas intenciones llegan al mismo tiempo que los programas de Mediaset están anunciando el nombre de los concursantes de ‘Secret Story’. ¿Tendrá Irene Rosales alguna relación con algunos de los participantes del nuevo reality de Telecinco? Tiempo al tiempo.

Irene Rosales se marchó de ‘Viva la vida’ para centrarse en ella

Después de meditarlo durante semanas, Irene Rosales llegó a su límite y tomó la decisión de alejarse de la televisión para centrarse en ella para recuperarse después de los fuertes golpes que le ha dado la vida. Entre lágrimas, la mujer de Kiko Rivera reconocía que se marchaba con un buen grupo de amigos que habían estado en el peor momento de su vida. «Necesito buscar mi apoyo en mí misma, necesito tiempo y pensar muchas cosas. Necesito ahora mismo estar conmigo misma. Estoy segura de la decisión, es algo que tenía en mente desde hace mucho. Sé que es lo mejor para mí«, comentaba.

Un hasta pronto que llegaba después de que tras mostrarse fuerte y con gran entereza, el hecho de ir a trabajar se le había hecho cuesta arriba y había alcanzado un cierto nivel de hartazgo. «Analizo lo que estoy viviendo y decido que tengo que frenar porque sí quiero estar bien con todos, tengo que estar bien conmigo misma», aseguraba entonces entre lágrimas. Irene Rosales, que pasaba por una auténtica montaña rusa de emociones, también insistió en que el conflicto entre madre e hija le había pasado factura y no quería que eso siguiera ocurriendo.