Carolina Sobe se hunde al recordar cómo perdió la amistad de Nagore Robles

Carolina Sobe se sometió a la curva de la vida y no pudo evitar el llanto al recordar alguno de los episodios más traumáticos que le ha deparado el destino.

Puede que cuando se hable de Carolina Sobe se tenga en la cabeza la imagen de una colaboradora carismática, dicharachera, que dice lo que piensa y que siempre acostumbra a protagonizar momentos televisivos muy potentes. Pero no es oro todo lo que reluce. Con motivo de su cumpleaños, la dirección de GH DÚO le ha hecho un regalo muy especial: un vídeo de su hija (menor de edad) dedicándole unas bonitas palabras. Un instante tremendamente emotivo, que ha provocado el llanto desconsolado de la concursante y que ha precedido a la curva de la vida donde ha revelado sus episodios más oscuros.

Leer más: Tenemos la foto que prueba la historia de amor entre Fortu y Carolina Sobe

Con lágrimas en los ojos casi desde el primer minuto, Carolina Sobe procedió a relatar a la audiencia cómo ciertos malos momentos le habían afectado. Lo que más sorprendió fue su confesión en relación a la enemistad con Nagore Robles, que en su día fueron uña y carne: “Cuando entré a la casa de Gran Hermano conocí a gente maravillosa, pero por un mal rollo que hubo por haber escuchado a gente que no tenía que escuchar perdí a una de las mejores amigas que he tenido en mi vida y no tiene remedio. Era una persona con la que tenía mucha complicidad, sabía cuando estaba mal, cuando estaba bien, la podía llamar a las 5 de la mañana… pero forma parte del pasado y eso ya es irrecuperable porque cada una lleva su vida. Cuando hubo el problema me hubiese gustado que me hubiese escuchado más tiempo del que lo hizo”, confesó emocionada.

Carolina Sobe repasó su vida desde la infancia y dejó claro todas las dificultades a las que se había enfrentado y que incluso le llevaron a pensar en suicidarse: “Desde los 7 años hasta los 15 años estuve en un internado porque mis padres se separaron y, por sus horarios, no podíamos quedarnos con ellos. Allí no lo pasé bien. No podía contarle a mi padre lo que pasaba porque él tenía otros problemas y yo no quería ser un problema más. Había una persona allí que me tenía entre ceja y ceja y me decía cosas muy malas por el color de mi piel, me trataba muy mal y me pegaba. A los 15 años se lo comenté a mi padre y ya nos sacó de allí, porque sino me hubiese suicidado”.

La muerte de su padre

Carolina Sobe se derrumbó al contar cómo le afectó la pérdida de su progenitor y la mala sintonía con el padre de su hija: “La relación con él era muy extraña. Yo pasé una época muy mala económicamente por haberme fiado de alguien que me metió en un lío. En esa época de bajón grande tenía que haberme ido con mi padre, pero se murió. Me llamó dos días antes para decirme que le fuese a buscar al aeropuerto y a los dos días se murió”.

Por suerte, la vida acabó por sonreírle y encauzó su camino: “Ahora estoy en un momento de subidón porque conocí a la psicóloga Irene López Assor, que es con quien estoy tratando todos estos problemas. Ya no le debo nada a nadie. Si me expulsan puedo poner un plato de comida a mi hija. Ya estoy libre de todo y tengo que agradecérselo también a Carlota Corredera porque un día que no tuve para comer se lo conté y me dio una exclusiva y de ahí me llamaron para ‘Supervivientes’ y hasta hoy”.