"Luismi y yo estamos en guerra pero tenemos que empezar a perdonarnos", ha afirmado.


En pleno estado de alarma, Ágatha Ruiz de la Prada ha dejado el confinamiento en casa para visitar el plató de ‘Sábado Deluxe’. La diseñadora rompía recientemente su relación con Luis Miguel Rodríguez tras una sonada deslealtad que ha calificado de «encerrona». Ha confirmado que no ha sido fácil superarlo y le ha supuesto la pérdida de cuatro kilos. Mantiene un gran recuerdo de su romance, que duró algo más de año y medio, y no duda en señalar que volvería a «firmar aquí tener otra relación así». 

Respecto al proceso de recuperación tras la ruptura, ha contado que el tiempo de cuarentena en casa está siendo positivo, también renovador: «Esto del coronavirus me ha recuperado bastante». Explicaba que necesitaba calma y que estaba profundamente enamorada del empresario a quien conoció gracias a Carmen Martínez Bordíu. Incluso, tenía palabras de elogio hacía este con quien ha compartido la última época de su vida y con quien ha vivido una relación que guarda con un gran recuerdo, a pesar de que eran muy diferentes: «Ha sido una relación super bonita que ha durado casi año y medio largo».

Abierta al amor

«Luismi y yo estamos en guerra pero tenemos que empezar a perdonarnos», señalaba tajante. Ahora, de nuevo soltera, reconoce que se había acostumbrado a tener a alguien pendiente de ella, eso es lo que principalmente echa de menos. Tiene ganas de volver a enamorarse, pero no le gustan las aplicaciones móviles, opta por algo más clásico y convencional: «Tengo a todas mis amigas con ganas de presentarme a un montón de gente».

El plena cuarentena, la diseñadora también ha recordado que esta crisis sanitaria supone un importante varapalo para sus negocios. Eso sí, el estar sola en casa no es un problema para ella, todo lo contrario, le gusta permanecer en su hogar. Está confinada junto a su hijo Tristán mientras que a Cósima se encuentra fuera del país. No le gusta celebrar su cumpleaños, pero cuando concluya el confinamiento tiene pensado organizar una gran fiesta que reúna a sus seres queridos.