Victoria Federica de Marichalar está de celebración. Este 9 de septiembre cumple 22 años y lo hace convertida ya en un icono de estilo. A lo largo de los últimos meses se ha ido haciendo un hueco en el mundo de la moda y se está erigiendo como una de las ‘royals’ y a la vez ‘influencers’ que llega pisando con más fuerza. La joven ha sido portada de algunas de las revistas de moda, la hemos podido ver en el front row de los desfiles más prestigiosos y exclusivos, además de elevar cada uno de sus looks con piezas fastuosas que la convierten en una de las jóvenes más seguidas a través del universo 2.0. La hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar despunta sobre el resto y lo hace con un estilo muy marcado e inconfundible.

A lo largo de estos últimos meses, que ha ido ganando más protagonismo en alfombras rojas y photocalls de nuestro país, hemos sido testigos de cómo ha ido evolucionando su estilo. Cada vez más atrevido donde las transparencias, los escotes de infarto y las aberturas de vértigo cobran mucho protagonismo. Un estilismo que jamás nos imaginaríamos ver en una ‘royal’ pero que Victoria Federica lo defiende como nadie. Sin seguir ninguna norma estilística, ella se marca las suyas propias y combina a su antojo prendas low cost con piezas de lujo.

Victoria Federica es gran amante de los bolsos de lujo

La moda es su gran pasión pero destacan los accesorios, por los que siente una auténtica predilección. Sobre todo, por los bolsos de lujo. A sus 22 años, en su vestidor guarda algunos de los bolsos más emblemáticos de la historia de la moda, como el clásico 2.55 de Chanel o el shopping bag de Louis Vuitton. Algunos de estos complementos han sido heredados de su madre, la infanta Elena, mientras que otros han sido adquisición de la propia Vic (así la llama su entorno más cercano).