Tamara Gorro comenzaba la semana con una operación de urgencia en la que le extirparon la vesícula. Solo un día después recibió el alta hospitalaria y, aunque ya descansa en casa, lo cierto es que la recuperación no está siendo nada fácil. No solo por el posoperatorio, sino también porque la empresaria no pasaba el mejor momento anímicamente hablando, lo que hace menos llevadero este proceso. Cada día suele actualizar su última hora, siendo este viernes cuando ha explicado cómo ha sido su noche días después de ser intervenida quirúrgicamente. «La noche ha sido horrorosa, pero no por el dolor, sino por esta (señalándose la cabeza). Pesadillas, taquicardias, sudoración… Dentro de lo mal que estoy llevando estar encerrada porque ya sabéis que soy un culo inquieto, no me está dando el bajón anímico», dice la influencer.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tamara Gorro (@tamara_gorro)

Tamara Gorro está en tratamiento para superar la depresión que padece desde hace meses y si bien muchos días son complicados para ella, siempre procura tener una actitud positiva. Recién operada y con algunos ‘demonios’ en su cabeza, se esfuerza por tener la mente ocupada para así desconectar y dejar de lado todos los fantasmas que, a veces, agolpan su cabeza. «Tengo que hacer contenido para vosotros, todos tenemos que hacer por levantar el ánimo o no dejar que caiga», dice la también escritora. Toda una declaración de intenciones con la que deja claro que, a pesar de todo lo que está sucediendo en su vida, sigue siendo valiente pase lo que pase.

Fue este jueves cuando Tamara se mostró de nuevo transparente con sus seguidores, prueba de ello, que incluso mostrara sus cicatrices tan solo unos días más tarde de pasar por quirófano. Tres pequeñas marcas que le recordaran lo complicado que ha sido para ella no dar con el motivo de una pérdida de peso tan grande, pues los médicos no conseguían dar con la razón por la que había perdido hasta 12 kilos en cuestión de unos meses. Ha sido en los días posteriores cuando Gorro ha hecho una reflexión en la que todos sus seguidores le han mandado todos los ánimos del mundo, en especial, quienes ella llama ‘su familia virtual’.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tamara Gorro (@tamara_gorro)

«Aunque las cicatrices más dolorosas son aquellas que no pueden verse, las que se ven simplemente dejan recuerdo. Y yo lo quiero recordar riéndome por varios motivos: Porque como dice el dicho: todo viene de golpe, porque quiero ir a trabajar, jugar con los peques, entrenar y moverme. Porque ahora que estoy lista para coger peso “no puedo comer de todo” y lo único que hago es ir a la nevera y poner cara de gatito de shrek. Porque ando curvada. Porque me hago la mala (más) para que me traigan todo. En definitiva, un cuadro para enmarcar y subastar«, ha dicho ella entre carcajadas.