Rocío Flores se ha sometido a una bichectomía, operación estética que ha afinado su rostro. Este su antes y después más llamativo.


Un año después de ‘Supervivientes‘ el cambio físico en Rocío Flores es espectacular. La joven tras abandonar la aventura selvática adelgazó 16 kilos, sin embargo, ese solo fue el comienzo de una transformación que sus seguidores consideran que le ha sentado de maravilla. Ya volcada en su perfil de influencer, es habitual que la hija de Antonio David Flores se realice algunos tratamientos estéticos, retoques e incluso operaciones con el fin de estar todavía más satisfecha con su aspecto. El último de ellos ha sido completamente inesperado, pues Rocío se ha sometido una bichectomía, una sencilla intervención que según los expertos consiste en «eliminar las bolas de Bichat para que nuestra cara luzca más angulosa y estilizada, resaltando la línea del pómulo«.

Rocío Flores
Redes sociales

A pesar de que su cambio había pasado desapercibido, lo cierto es que el antes y el después es cuando menos sorprendente. Se realizó esta operación quirúrgica hace tres meses y entonces no requirió ingreso, por lo que pudo hacer vida casi normal desde el primer minuto. «Se hace una incisión de aproximadamente 1 cm, se busca tejido graso encapsulado y se extrae. El objetivo es estilizar la cara y tener así un rostro más triangular. El efecto óptico es distinto», dicen los médicos que han operado a Rocío Flores. Encantada con el resultado obtenido, la nieta de Rocío Jurado presume de su ‘nueva cara’ ante sus followers. Una operación que, por cierto, se han realizado otros rostros conocidos con la misma intención, una de ellas Violeta Mangriñan, influencer que compartió la intervención en redes sociales.

Rocío Flores
Redes sociales

A estos giros a su imagen hay que sumar el aumento de labios que se ha hecho con ácido hialurónico, afinar su nariz con el mismo producto o el microblanding que definió sus cejas, dos retoques que Rocío Flores se hizo antes de ir a la isla y que han resultado ser un acierto, según ella misma. Cabe señalar que este cambio físico no es lo único que ha experimentado la joven de 24 años y prueba de ello las declaraciones que ella misma dio hace tan solo unos días. En el aniversario de su estreno en televisión como concursante de reality, Rocío Flores posteó un texto con el que hizo balance de su participación. «Ya no es que sea una persona nueva físicamente, sino que psicológicamente alucinaríais el crecimiento personal que me enseñó esta experiencia, así que gracias ‘Supervivientes’ por hacer posible esta experiencia inolvidable para mí. Me volvería con los ojos cerrados», escribió. Un antes y un después que a ella le ha hecho mejorar a pasos agigantados y ante el que se muestra muy agradecida.

Si bien ella esperaba que otro de los aspectos que debían cambiar era la relación con su madre, Rocío Carrasco, a la que más de una vez le lanzó órdagos en directo para sellar la paz, finalmente no ha sido posible. Su relación sigue rota y cada una centrada en sus respectivas vidas.