«Estoy harto de mentiras. Mamá deja de vivir en tu p… mundo de mierda», ha dicho muy enfadado el DJ a su progenitora.


«Mi madre sabe lo que ha hecho», señalaba rotundo Kiko Rivera antes de desvelar todos los detalles de lo que había sucedido con su herencia. El DJ no ha dudado en cargar duramente contra Isabel Pantoja a la vez que ha desgranado lo que él califica como una auténtica «trama». Un asunto del que ha sido conocedor recientemente y que ha compartido en el especial de Telecinco: ‘Cantora, la herencia envenenada’.

Telecinco

Préstamos, hipotecas, embargos, cargas, diversas empresas… el DJ aseguraba que esta supuesta «trama» había sido orquestada por Isabel Pantoja, Agustín Pantoja y Ramón Calderón, este último fue el abogado que defendió los intereses de Kiko cuando era un niño en el reparto de la herencia de ‘Paquirri’. Se ha guardado un cuarto nombre que no ha querido dar a conocer por respeto aunque añadía que se trataba de una persona a la que «ama profundamente».

Aferrándose a los documentos que portaba en el plató desvelaba que cuando él tenía tan solo dos años, existió una primera hipoteca para Cantora. «Moralmente como madre eso no está bien. Jodiendo a tu hijo toda tu vida». Ha querido explicar que con el tiempo las nueve fincas que conformaban lo que hoy es el mejor refugio de la artista, se agruparon en Cantora y que la tonadillera siempre hizo y deshizo a su antojo.

Telecinco

«El día que me enteré de esto para mí fue decepcionante. Todo aquel que sea padre podrá entender el sentimiento que tengo como hijo». Ha revelado que en 2002, cuando él tenía 18 años, se firmó en Fuengirola la cancelación de un crédito que la artista terminó entonces de pagar. Acto seguido hipotecó la finca por «un valor de 2.700.000 euros».

«Mi madre no cumplió las últimas voluntades de mi padre»

«Sin saberlo llevo hipotecado desde los 18 años por culpa de mi madre. No sé si es legal o no. Para mí enterarme de esto es la bomba». Ha reconocido que no recuerda aquella primera firma ante un notario de Fuengirola: «He tomado muchas cosas malas en mi vida». Tan solo se acuerda de cuando lo hizo años más tarde, en 2015, para firmar una nueva hipoteca por un valor de 1.100.000 euros cuando la tonadillera estaba en prisión. Algo que volvería a hacer hoy.

© SEMANA.

No solo ha sido demoledor con su madre, también con su tío Agustín. Ha recordado que en muchas ocasiones él echaba por tierra sus proyectos profesionales: «Me ha hecho sentir el peor en todo». Y se defendía: «Cada uno se dedica a lo que buenamente puede. Yo me siento muy orgulloso de lo que he conseguido en mi carrera profesional». Asimismo ha explicado que durante su infancia su tío fue la única referencia que tenía de un padre.

Respecto a si este había sido un mal consejero para su madre ha hablado sin pelos en la lengua: «Lo primero que tiene que hacer una persona es aceptarse como es. Mi tío siempre ha pecado de eso. Es un amargado y probablemente sea infeliz». Explicaba que según él lo que ha hecho mal es no dejar a su hermana tener vida y llegaba a calificarle como un «mantenido».

© Redes sociales.

Kiko desea llegar hasta el final para honrar a su difunto padre: «Mi madre no cumplió las últimas voluntades de mi padre». También se ha mostrado muy enfadado cuando Paloma García Pelayo le ha dicho que la artista le dijo que estuvo a su lado en su lucha contra las drogas: «No lo voy a consentir». Negaba que fuera así y que ella desconoce por completo en qué consiste su tratamiento. «Estoy harto de mentiras. Mamá deja de vivir en tu p… mundo de mierda».