Nacho Palau ya ha acudido al juicio contra Miguel Bosé, celebrado este lunes 19 de octubre, en cuyo proceso se discutirá sobre la filiación de sus hijos.


Uno de los días más decisivos tras la separación de Palau y Bosé ya ha llegado. Este lunes 19 de octubre se celebra el juicio de Nacho Palau y Miguel Bosé por la custodia de sus hijos en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y, aunque el cantante todavía no ha hecho aparición, a quien sí se ha podido ver ha sido al escultor. Tras el punto y final de su relación dos de sus pequeños se fueron a vivir con el artista y los otros dos con Nacho, por lo que ahora se discute la filiación de los cuatro niños, los cuales nacieron por gestación subrogada cuando los dos eran pareja. El fin perseguido por Nacho es que se declare que los dos pares de mellizos son hermanos, dando igual que no tengan los mismos apellidos, pues han crecido juntos desde que nacieron.

Nacho Palau
GTRES

Su ruptura llegó en el 2018 y fue después de su separación cuando se descubrió que solo dos de ellos llevaban el apellido de Nacho Palau y los otros dos el de Bosé. Sin embargo, la intención del escultor es que la Justicia reconozca que los cuatro son hermanos, motivo por el que se enfrentan en los juzgados. Este es, sin duda alguna, su cara a cara más esperado. En este juicio que apunta como uno de los más mediáticos del año, el propósito del valenciano es que los cuatros niños sigan teniendo la relación filial que terminó cuando sus padres se separaron. Aunque llevaban toda una vida criándose juntos, cuando Palau y Bosé finalizaron su relación, los primogénitos de ambos también dejaron de estar juntos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#hermanosparasiempre

Una publicación compartida de Nacho Palau (@nachopalau) el

Todo esto ha tenido lugar después de que Miguel Bosé se negara a alcanzar un acuerdo privado con Palau, siendo ahora un juez el que decidirá cuáles son las medidas de doble filiación y si los niños son hijos tanto de uno como de otro y tienen los mismos derechos. Por su parte, Nacho ha preferido no hacer declaraciones a su llegada al juicio, pero sí ha querido publicar una fotografía con un mensaje en la que aparecen los cuatro niños abrazados y con la que deja claro que es lo que siente. «Hermanos para siempre», ha escrito el escultor. Aunque este proceso puede alargarse varios años, al menos ya ha tenido lugar el primer paso para que los pequeños puedan recuperar el tiempo perdido.

Desde que Nacho Palau y Miguel Bosé rompieron tras 26 años juntos, sus cuatro hijos apenas se han visto, teniendo contacto solo cuando dos de ellos estaban en España. Mientras el abogado del valenciano ha dejado claro que Nacho en ningún momento desea pensión compensatoria, también ha insistido en que lo que pretende es que los dos sean padres de los cuatro hijos y tengan los mismos derechos y obligaciones sobre ellos.