Pedro Trapote ha salido a comer con su mujer, Begoña García-Vaquero, apenas unos días después de que diera el último adiós a su hijo, que fallecía de manera repentina.


Apenas han pasado unos días desde que Pedro Trapote tuviera que dar el último adiós a su hijo tras su repentina muerte. Ahora el empresario y dueño de locales tan conocidos como el Teatro Barceló, Joy Eslava o la chocolatería San Ginés ha dado el paso de salir a comer por primera vez junto a su mujer, Begoña García-Vaquero. Lo ha hecho en una terraza de Madrid y al abandonar el local, no ha dudado en agradecer el cariño a los reporteros que se ha encontrado, que le han dado el pésame.

«Muchas gracias, muchas gracias… Ya sabéis… que un padre tenga que enterrar a un hijo es posiblemente uno de los peores momentos… así que nada, muchísimas gracias», ha declarado roto ante las cámaras. Desde hace unos días intenta asimilar la pérdida de su hijo, que fallecía de manera repentina.

Uno de los hijos del empresario Pedro Trapote fallecía el miércoles 28 de abril a los 54 años. Pedro Trapote Mateo fallecía en Sevilla, una durísima noticia que ha dejado desolado a su entorno. Según explicaron, solo se conocieron sus últimos movimientos médicos y estos se basaron en acudir al hospital para realizarse unas pruebas tras las que le diagnosticaron bronquitis, siendo poco después y ya en su domicilio fue encontrado ya sin vida.

Pedro Trapote sale a comer con su mujer tras la muerte de su hijo

Vídeo: Europa Press.

La noticia de la muerte del hijo de Pedro Trapote se confirmada por la Unión de Criadores de Toros de Lidia, que ha lamentado su muerte en sus redes sociales. «Sentimos el fallecimiento del ganadero Pedro Trapote ayer en su finca Las Majadillas, en El Castillo de las Guardas, en Sevilla. Transmitimos nuestro más sentido pesar a su familia y amigos. DEP«, han escrito.

Una capilla ardiente con muchos rostros conocidos

Amigos y familiares del hijo de este empresario acudieron al tanatorio San Isidro de Madrid para dar el último adiós a su hijo. No faltaron tampoco rostros conocidos, como Ana Rosa Quintana, que presentaba como todos los días su programa en Telecinco, desvelaba que tenía que abandonar el plató antes de la hora de finalización de su programa porque tenía un compromiso con el que tenía que cumplir. Poco después, la presentadora de televisión se dejaba ver en el tanatorio para dar el último adiós al hijo de Pedro Trapote y darse a este el pésame junto a su marido, Juan Muñoz. Pudimos ver también a Tana Rivera, que acudía sin sus padres, Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo. Además, pedía respeto y que en ese momento no iba a dar declaraciones, el artista Juan Peña, a Paloma Segrelles y su hija, entre otras personalidades de nuestro país.

El ganadero fue padre con Diana Dominguín Suárez con quien tuvo dos gemelos, sin embargo, su historia de amor terminó y así lo explicó la que fuera su esposa. «Nuestra separación llegó cuando nuestros hijos tenían dos años, en ese momento nos divorciamos de mutuo acuerdo», espetó. Tiempo después consiguieron tener buena sintonía por el bien de sus pequeños, tal y como explicó él. «Después tuvimos un contencioso que fue muy desagradable para todos. Nuestra relación se deterioró y se distanció hasta que en un momento dado, Diana me pidió que dejásemos atrás nuestras diferencias por nuestros hijos y me pareció la mejor opción para todos», añadió.