¿Cómo es ahora el día a día de la sevillana? ¿A qué dedica su tiempo tras su marcha de televisión? Te lo contamos en detalle.


La última semana ha sido muy intensa para Irene Rosales. Hace apenas unos días decía adiós a su labor como colaboradora en ‘Viva la vida‘. Entre lágrimas, la mujer de Kiko Rivera anunciaba su marcha, que se produce tras un año muy complicado. Su madre, Mayte Vázquez, falleció en febrero 2020. Ocho meses después, en octubre, estallaba la guerra entre su marido e Isabel Pantoja. Desde entonces ha estado expuesta a muchas tensiones. Y después de mucho tiempo soportando una presión que la ahogaba, tomaba la drástica decisión de renunciar a su puesto de trabajo.

Cerrado ya su intenso periodo como estrella de la pequeña pantalla, la sevillana ha dado comienzo a una nueva etapa. Una etapa en la que espera poder recomponer las piezas de un alborotado puzzle emocional que le impedía avanzar. «Necesito buscar mi apoyo en mí misma, necesito tiempo y pensar muchas cosas. Necesito ahora mismo estar conmigo mismaEstoy segura de la decisión, es algo que tenía en mente desde hace mucho. Sé que es lo mejor para mí«, confesaba en su último día en el programa de Emma García.

Las nuevas ocupaciones de Irene Rosales

Pues bien, el momento de estar consigo misma, y por supuesto con su familia, ha llegado. ¿Qué hace Irene ahora que no debe viajar a Madrid cada fin de semana para ponerse delante de los focos? ¿Cómo es su día a día? ¿A qué dedica el tiempo libre? ¿Y a qué está dando prioridad una vez que ha finiquitado su aclamado paso por Telecinco? Lo cierto es que la exmodelo aún se está acomodando a su vida alejada de los focos, pero ya tiene claro hacia dónde quiere dirigir sus pasos.

Las redes sociales recogen de manera clara en qué está ocupando su tiempo Irene en estos momentos. En los últimos días ha dejado constancia de a qué se va a dedicar en cuerpo y alma a partir de ahora: a su marido, a sus hijas

 

Instagram

Hace unas horas, detallaba que se ha propuesto dedicar unas horas al día a hacer tardes de cine con sus dos hijas. «Hoy toca #Up», escribía en las redes sociales. «Algún día no muy lejano os mostraré qué tipo de rutina llevo con las niñas ahora en verano».

Pero además de su lado familiar, la andaluza está explotando al máximo su faceta como influencer. Y es que aparte de volcarse en su familia, Irene Rosales no quiere dejar de lado una actividad profesional que le reporta importantes beneficios y que, además, no la somete a tanto juicio público como cuando estaba en televisión. Así, la hemos visto promocionar diversos productos de cosmética en su cuenta de Instagram.

Tanto ella como su marido han superado ya los baches económicos de antaño, pero no hay que descuidar las finanzas familiares. Por este motivo, aunque Irene ha dejado la tele con mucha «pena», seguiremos viéndola muy activa en las plataformas digitales. No está dispuesta a renunciar a su independencia económica.

Por último, y no por ello menos importante, Irene ya se ocupa de otro importante ‘trabajo’: cuidar y mimar su matrimonio con Kiko Rivera. Una unión que no atraviesa ninguna crisis, según ha zanjado el propio músico. «BOOM. Noticia de última Hora. Te sigo y seguiré amando hasta el fin de mis días. Lo malo ya pasó, cariño. Todo lo que viene ahora es bueno y solo me apetece vivirlo a tu lado. Tema espero que zanjado…continuamos para bingo familia», escribía en su perfil de Instagram junto a una bonita foto de ambos. Ahora que tienen más tiempo para estar juntos, la prioridad de ambos es sacar todo el jugo a su bonita historia de amor.