SEMANA ha tenido un encuentro virtual con Máximo Huerta en el que nos ha hablado de su nuevo libro, su época de ministro y su despido de TVE


Máxim Huerta ha vivido una cuarentena especial. El periodista está saboreando las mieles del éxito gracias su nueva novela, Con el amor bastaba, pero también ha probado la parte amarga por la cancelación de su programa en TVE, A partir de hoy. Una decisión que le pilló por sorpresa, pero con la que tampoco quiere hacer drama. El presentador confesó que lo habían despedido de TVE por teléfono. Un palo que sufrió más que por él, por todos sus compañeros, que pensaban inicialmente que se encontraban en un ERTE y que al final se han ido a la calle. Pero a pesar de todo esto, la vida sigue para Huerta. SEMANA ha tenido un encuentro virtual con el escritor donde nos ha presentado se nueva novela y nos ha explicado cómo se ha sentido tras su despido, entre otras cosas.

Màxim Huerta está viviendo una promoción un tanto extraña. La crisis del coronavirus canceló Sant Jordi, la feria del libro y cualquier firma donde pudiera estar en contacto con sus seguidores, pero pese a todo, no pierde la esperanza de poder reencontrarse con ellos próximamente. El ex colaborador de Ana Rosa, apareció en nuestro directo en redes sociales, sereno, relajado y con ganas de pasar un buen rato. “Máxim es lo que aparece reflejado en mi DNI, pero quien quiera llamarme Màxim puede hacerlo, me da igual, mis amigos me llaman Max e incluso hay personas que me dicen `eh tú´”, nos decía de manera divertida al preguntarle cómo le gustaba que nos refiriésemos a él. Y es que el periodista ha utilizado varios nombres a lo largo de su carrera, un hecho del que él mismo es consciente y que lo ha llevado a poner, a modo de explicación en la biografía de su perfil de Instagram: “Que cada uno escoja el que más le gusta”, nos decía riendo para que fuésemos nosotros los que escogiéramos cómo llamarlo.

“Estoy tranquilo y agradecido con la acogida que está teniendo el libro”, nos contaba respecto a cuál era su estado actual, eso sí, con algunos matices. Y es que hubo un momento en el que Máxim no aguantó la presión que le provocaba el estar encerrado en casa. “Un día me subí a la azotea, aunque estaba prohibido, porque no se podía acceder a las zonas comunes, y me puse a gritar. Tenía mucha ansiedad de estar encerrado en casa”. Aunque el escritor pasó los primeros sesenta días solo, ahora se encuentra junto a su madre, a la que acompaña en sus visitas médicas y es que para Máxim Huerta su madre es un pilar fundamental.

Escribió su nueva novela tras dimitir como ministro

Su nueva novela la ha escrito, como él mismo define, en un tiempo “entre guerras”. “Después de mi dimisión como ministro, que fue un episodio nacional de mi vida, comencé a escribirlo y lo he terminado durante la pandemia”, nos explicaba Máxim, que fue Ministro de Cultura durante seis días -el más breve de la historia de nuestra democracia-. “Con todo lo que me ha pasado, me hubiera podido convertir en un hater y mira que muchos medios lo intentan para conseguir titulares morbosos, pero siempre salgo airoso”.

Fue despedido de TVE

SEMANA quiso preguntarle sobre su marcha de la tele, tras un despido telefónico, un caso parecido al de María Casado y que le pilló por sorpresa, y en plena crisis del coronavirus. “No guardo rencor, porque es un asunto en el que no puedes hacer nada. Puedes empeorar las cosas añadiéndole más drama, pero no se va a solucionar nada. Tal vez un rato de berrinche con lagrimas me lo puedo permitir, pero eso no significa que sea un bálsamo”, nos explicaba el presentador. El valenciano nos ha confesado que no lee las críticas, ni ninguna de las entrevistas que se publican sobre él. Una manera de protegerse y de estar más feliz. “Me dio mucha pena, porque era un programa muy bueno. Es como cuando estás en una discoteca y te quitan tu canción favorita cuando iba por la mitad”.

Confesó que estaba enamorado

Hace unas semanas Máxim Huerta tuvo otro encuentro virtual para promocionar su nueva obra en `Sálvame´ y allí el presentador confesó a un incrédulo Jorge Javier Vázquez que estaba enamorado, tras una ingenua pregunta. Y claro, le preguntamos sobre esta jugosa declaración. “Se me fue”, nos explicó tímidamente. “Cuando me preguntó si utilizaba redes sociales para ligar, me metí en mi propio jardín contándole que yo ya venía enamorado de casa”. Sin embargo, el presentador no quiso ahondar mucho más sobre el tema y se dedicó a afirmarnos que esta feliz y contento. Sobre su futuro, Máximo, a pesar de que tiene proyectos de televisión sobre la mesa, no tiene planeado volver a corto plazo, y de momento prefiere continuar con la promoción de su libro, escribir la segunda parte de otro y sobretodo escribir teatro. Por lo que nos deja entrever que habrá Máximo para rato.