Hace unas semanas, Mar Torres dio un giro radical a su vida. La novia de Froilán decidió hacer público su perfil de Instagram cuando contaba con más de 9.500 seguidores y alrededor de 100 fotografías. Una iniciativa que impulsó su carrera en el mundo de las redes sociales. Y es que desde entonces comenzó a compartir imágenes con más frecuencia y a posar como toda una influencer con cada uno de sus looks. No obstante, no fue una decisión no del todo positiva, ya que rápidamente empezó a vivir el lado negativo de estas plataformas: críticas, comentarios malintencionados por parte de los internautas e inicios de rumores sobre su relación con el sobrino del rey Felipe.


El hecho de que Mar Torres no siguiera a Froilán en Instagram desató las alarmas y dio pie a que comenzaran a surgir una serie de sospechas relacionadas con el final de su noviazgo. La semana pasada, diversos medios aseguraban que el hijo de la infanta Elena y su novia habían puesto punto final a su proyecto de vida en común. No obstante, una nueva cita entre ambos demostró que su romance sigue en pie y que, de haber existido una crisis, la han superado.

La pareja fue captada por los fotógrafos en las calles de Madrid, disfrutando de un encuentro romántico que incluyó el alquiler de patinetes eléctricos. Un plan publicado este miércoles por la revista ‘Hola’, en la que se muestran en actitud cariñosa, con beso incluido.

Aunque desmintieron todo tipo de rumores, Mar Torres sigue sin seguir en Instagram a su novio. Quizá, porque es muy consciente que este es un aspecto que se detienen a mirar los usuarios de las redes sociales. No obstante, sí sigue a otros miembros de su familia, como a su hermana Victoria Federica y a sus primos Pablo Urdangarin y Juan Urdangarin. Lo que demuestra que su vínculo con los Borbón sigue vigente.