Luis Miguel Rodríguez reniega de Samira Jalil y lo hace dedicándole feas palabras, a la vez que defiende a Ágatha Ruiz de la Prada tras sus declaraciones en contra de la joven. Si ambos niegan una relación entre ellos… ¿por qué él se enfada de que ella le rechace?


Luis Miguel Rodríguez ha sorprendido a todos y no solo por su impresionante capacidad de seducción que hace que las mujeres caigan rendidas ante sus encantos, sino que también ha trastocado la idea que tenían de él incluso sus propias parejas. Ágatha Ruiz de la Prada siempre ha mantenido que su expareja, con el que vivió una intensa relación con sonados altibajos y alguna que otra deslealtad pública, jamás participaría de los medios de comunicación. Le ha vuelto a sorprender y es que el empresario que ha amasado una ingente fortuna gracias a la chatarra y el desguace ha levantado el teléfono para dejar algunas cosas claras a María Patiño y, de paso, a Samira Jalil, su última conquista.

Eso sí, lo primero que ha querido subrayar es que la joven que dio el salto a la fama en ‘Mujeres y Hombre y Viceversa’ no es su pareja y nunca lo ha sido, a pesar de que se les ha visto compartiendo ocio la semana pasada al acudir juntos a ver una corrida de toros en la madrileña plaza de Las Ventas. Unas imágenes que supusieron un boom mediático del que ambos se han querido desligar, pero de formas muy distintas. Samira Jalil ha sido señalada por el público y son muchos los que han puesto en duda sus verdaderas intenciones a la hora de acercarse al empresario. Es por eso que decidió hablar a corazón abierto y dejar claro que su interés hacia Luis Miguel Rodríguez es nulo: “Este señor es un yayo, yo un pibón de yate. ¿Cómo voy a estar con un señor que podría ser mi padre?”, aseguraba la joven en ‘Socialité’ este domingo en pleno ataque de ansiedad.

Gtres

Pero Samira Jalil no decía lo mismo de él días antes, cuando se conoció con sorpresa su amistad, negándose a traicionar la confianza de su nuevo amigo: “Hay cosas que no comparto, yo lo respeto todo, pero hay muchas cosas que no voy a compartir en este momento, no me parece digno ni ético”, decía al negarse a hablar de un posible romance con Luis Miguel Rodríguez, ex de Ágatha Ruiz de la Prada y Carmen Martínez Bordiú. Eso sí, al igual que ahora, siempre ha mantenido que ella es mucho más que un rostro bonito y que las acusaciones de que se deja seducir por los regalos y el dinero es absurdo: “Yo soy la reina Samira, no me hace falta estar con nadie para ser quien soy”, sentenciaba. Este giro de guion ha molestado mucho al empresario, que no ha dudado en levantar el teléfono para poner a cada uno en su sitio.