Un helado o un refresco bien frío es un buen remedio para este calor que aplatana los cerebros y reblandece las ideas. Sin embargo, la frialdad de una reina no es idónea para ninguna estación.

letizia
La reina Letizia, durante su última estancia en Mallorca, donde se ha dejado ver solo en los actos estrictamente protocolarios.

No os habéis equivocado de blog. No estáis leyendo El vestidor de Letizia, que con sagacidad escribe mi compañera Olga Pérez. Esto es Corazón Contento que, conforme pasan los meses, me doy cuenta de que se parece cada vez más a un manual de autoayuda.

Criticar por criticar no me gusta. De hecho, si nos ceñimos al titular parecería que voy a poner fina a Doña Letizia (así lo manda el protocolo y así la llamo yo), pero no es el caso. Llevo años defendiéndola en las tertulias de sobremesa (las del salón de mi casa, no las de la tele, que no estoy en ninguna), porque es una gran profesional. Lo mismo que se decía de su suegra, Doña Sofía, pero mejor.

DL_u175628_072-873x1280
Meryl Streep es la actriz que más capacidad ha demostrado para imitar cualquier acento. Nuestra reina ha demostrado tener una perfecta dicción en idiomas como el inglés o el alemán.

Letizia es perfeccionista, metódica, escrupulosa con su trabajo, es la Meryl Streep de la realeza, porque hace bien todos los acentos, o al menos a mí me lo parece, y la atacan los envidiosos, aquellos a los que les hubiera gustado casar a sus hijas con un rey, a los que buscan un chivo expiatorio…

angola-1997
Lady Di, en un viaje a Angola, en 1997, para llamar la atención sobre el drama de las minas anti-personas. Su mito se basa también en su lucha por causas como el Sida. Era una mujer muy comprometida.

Ya digo que a veces me empleo a fondo porque a mí la reina me cae guay (si no fuera por el anuncio de Marina D’Or esta palabra ya habría caído en desuso), me parece guapísima, aunque su rostro es muy hierático (¿retoques? ¿tratamientos de belleza?), y bastante bien lleva la presión. Yo en su lugar ya estaría como Lady Di. O peor.

No nos engañemos. Cuando ella se casó con Don Felipe la monarquía estaba ‘on fire’, la crisis económica no hacía estragos en nuestro tejido social, que está muy deshilachado, y el devenir de los acontecimientos en España era suave como la brisa de verano a la que cantaba el ahora en declive Luis Miguel. Ahora estamos en tiempos de recortes y cuando el dinero se va la puerta el amor sale por la ventana, por las instituciones, por las personas, por lo que sea…

letizia-mallorca
Como demuestra esta foto, Letizia es una mujer, joven y jovial, pero rara vez vemos gestos espontáneos en la reina.

A Letizia le está tocando remar contracorriente, esperar pacientemente a que se forme Gobierno (¿dónde estará metida?), mantener una imagen pública de perfil bajo y esperar que no haya más escándalos que mancillen la institución a la que ella representa.

Ahora es cuando llega la autoayuda o el reproche. O las dos cosas. Letizia quiere ser tan perfecta, parece tan estudiada, que resulta fría. Por no decir gélida. Cuesta encontrar en las hemerotecas gestos espontáneos, naturalidad. Bien es cierto que le dieron hasta en el pasaporte por mandar callar a su futuro esposo el día en el que ella se presentaba como futura reina, algo que llegó antes de lo que cualquiera podríamos esperar.

maxima
Máxima de Holanda es un torbellino de colores. Súper a favor…

Letizia se ha pasado de frenada. De acuerdo. No hay que ser un árbol de Navidad en el mes de julio, como Máxima de Holanda. Ni poner cara de beata en trance como Matilde de Bélgica. Ni ser una Paris Fashion Week como Rania de Jordania. Creo que a todos nos gustaría ver a una reina más real, en el sentido ontológico de la palabra, más cercana. Una mujer de verdad, no una burócrata de Varela (y los que le están comiendo el bocadillo al diseñador).

matilde-llorando
Matilde de Bélgica, enjugándose las lágrimas en la visita de un hospital en la unidad de quemados. Aunque un poco ‘monjil’, ha ganado en los últimos años y su imagen está más adaptada a los tiempos.

Que me perdone mi atrevimiento, pero era algo que tenía muchas ganas de decir: Letízia, sé tú misma. Porque tú lo vales.