Kiko Rivera ha lanzado su zasca más inesperado a su madre, Isabel Pantoja. El último post en su Instagram no deja lugar a dudas.


Cuando los lectores creían que la guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja no podía avivarse más, el DJ ha revelado en sus redes un dato más que sorprendente. El músico se ha querido justificar ante el público y ha confesado el motivo por el que ha estallado con su madre públicamente. A pesar de que él era su fiel defensor, desde que el joven se sentó en ‘Sábado Deluxe’ ya nada ha vuelto a ser lo mismo entre ellos. Madre e hijo están más distanciados que nunca y, de hecho, Kiko Rivera no ha tenido reparo alguno en reclamar a su progenitora la herencia que le corresponde por parte de su padre, Paquirri. Su intención es la de hacer frente a todas sus deudas y sanar así su economía, sin embargo, parece que no está siendo fácil llegar a un acuerdo. Prueba de ello el último mensaje que Kiko ha escrito en sus redes sociales.

«Señores yo no soy el malo de esta película lamentable. Solo soy alguien a quien la persona que más idolatraba me ha fallado de una manera irreparable engañándome toda la vida. Aun así yo no hice esto publico ya que yo no fui hablar de ella y sí de mis intimidades de las cuales soy dueño. Esa llamada no vino a cuento y las llamadas a terceros ya ni te cuento», ha escrito Kiko Rivera. El hijo mayor de la tonadillera se muestra decepcionado con su madre y, a tenor de sus últimos movimientos, parece más que evidente que quiere plantarle cara y conseguir así su propósito.

Pero ¿qué le pertenece?, ¿qué porcentaje es de Kiko Rivera en el testamento de su padre?, ¿por qué el DJ ha dado un puñetazo encima de la mesa 36 años después de morir Paquirri? Mientras algunas incógnitas todavía no tienen respuesta, lo que sí se sabe es cómo se repartieron sus bienes cuando el diestro falleció. Ahora, sin duda, el motivo principal de conflicto es la finca Cantora, situado en Medina Sidonia (Cádiz) y esta está dividida de este modo: un 49 % para Kiko Rivera y el 51% para su madre. Esa disposición de la herencia provoca que Kiko no pueda vender la propiedad, por lo que debe llegar a un acuerdo con la artista. En su momento, Kiko Rivera propuso a su madre venderla con el objetivo de saldar sus problemas económicos, una propuesta que ella pronto rehusó, pues para ella es su auténtico refugio.

Kiko Rivera
SEMANA

Esta finca que tantas veces ha servido de refugio para Isabel Pantoja es una propiedad de unas 370 hectáreas y una casa principal en la que vive Isabel Pantoja y cuya dimensión supera los 1000 metros cuadrados. Entre sus muros precisamente se guardan parte de los objetos personales de Paquirri entre los que destacan seis trajes de torero, capotes de paseo entre los que hay uno de oro y varios enseres que eran muy especial para él. Todo ello Kiko Rivera querría heredarlo, sin embargo, Isabel Pantoja podría haberse negado a ello, según ha revelado Gema López en ‘Sálvame‘. «Le dijo ‘si vendemos Cantora, me gustaría tener algunos de los objetos de mi padre’ e Isabel Pantoja le dice que no», ha asegurado.