El hijo de Isabel Panotja acaba de recibir una gran noticia al llegar por fin al millón de seguidores en Instagram, algo a lo que aspiran todos los personajes públicos.


Kiko Rivera no puede más. Esta pasando uno de los momentos más complicados de su vida al iniciar una guerra sin precedentes contra su madre, Isabel Pantoja. El hecho de haber estado haciendo pública toda esta guerra no solo le ha hecho ‘perder’ a su madre, con la que está más distanciado que nunca, también le ha proporcionado grandes beneficios económicos por las visitas que está haciendo a los platós de televisión o las entrevistas que está dando en otros medios de comunicación.

Pero parece que esta batalla mediática que ha iniciado el dj le ha traído otros beneficios, que no solo pasan por volver a tener una increíble relación con sus hermanos, Cayetano y Fran Rivera, y conocer a otros miembros de la familia Rivera, también le ha permitido llegar al millón de seguidores en Instagram, una noticia que recibió con felicidad.

«La palabra del día es Gracias. Simplemente, profundamente y repetidamente Gracias! ❤️❤️❤️❤️ Os requetequiero‼️#kikorivera #instagram«, escribía emocionado. Llevaba mucho tiempo en los 900.000 seguidores, pero todo este revuelo mediático le ha permitido llegar hasta la cifra del millón de seguidores en esta plataforma social. No hay duda de que esto también le abre otras puertas profesionales.

Ha conseguido un logro profesional: un millón de seguidores en redes

© Redes sociales.

Ha sido un fin de semana de lo más intenso para Kiko Rivera, que también recibía un regalo de lo más especial. En concreto, al hijo de Isabel Pantoja le han enviado un cuadro de su padre, Paquirri, en blanco y negro y a en gran escala. En concreto, se trata del mismo que la segunda entrega de ‘Cantora: la herencia envenenada’ utilizó para el fondo de la entrevista de Teresa Rivera.

Las palabras de Kiko Rivera al mostrar el gran cuadro de su padre demostraban su entusiasmo y su felicidad por tener en su casa un gran recuerdo del diestro. De la misma forma, y entre risas, el DJ aseguraba que por el momento no sabía dónde iba a colocarlo.

Finalmente, Kiko Rivera ha decidido colocarlo en su despacho, desde donde comparte las mayoría de sus Stories. Ahí es donde trabaja con el ordenador, donde hace sus directos o donde juega con amigos a la consola. Es tanto el tiempo que pasa ahí que ha decidido encontrar un hueco para el cuadro de su padre y así poder verlo cada día.

Kiko recibió un cuadro de una imagen de su padre

© Redes sociales.

Consciente de que su mujer, Irene Rosales, ha pasado un domingo muy duro en su programa, Kiko Rivera entraba en directo para aclarar ciertos aspectos que se han comentado durante el fin de semana. A pesar de que decidía desconectar de todo y no ver nada en los medios, este domingo explicaba algunas cosas. «Es muy difícil y muy duro lo que estamos viviendo en casa. Me duele la mentira», señalaba con rotundidad. Subrayaba que no está motivado por los intereses económicos. «Yo por dinero no lo hago. No quiero dinero, no quiero herencias. No quiero que en un futuro mi madre me deje un marrón y yo a mis hijas». Y se ha mostrado tajante: «La herencia me da igual. Llevó 36 años sin heredar nada de mi padre. Lo que quiero es que mi madre no me deje un pufo».

Además, ha querido mandarle un claro mensaje a la tonadillera: «Coge las cosas de papá y dáselas a sus hijos. Te vas a sentir mejor contigo misma». El DJ ha recordado que cuando descubrió los sonados trajes de su progenitor tuvo una conversación con la artista. «Intento hablar con mi madre y se pone a la defensiva». Ella le dijo que aquello era suyo, pero él le replicó: «Esto es de los tres hijos de papá». Ha abogado porque este asunto termine, pero señalaba que para ello es preciso una llamada de la artista que no llega. «Lo único que sé es que mi madre me ha engañado durante toda la vida».