Kiko Rivera ha confesado a Tamara Gorro el problema económico que le ha provocado el confinamiento. El DJ ha tenido que pedir ayuda al Gobierno.


La situación actual ha golpeado al mundo entero, aunque no a todo al mundo por igual. De hecho, cada vez son más los rostros conocidos que revelan públicamente la difícil situación económica a la que se enfrentan después de que sus trabajos hayan sido parados en seco. Uno de los últimos en confesarse ha sido Kiko Rivera, quien a través de un directo de Instagram ha desvelado que ha tenido que solicitar ayudas al gobierno para poder subsistir. Y es que, a pesar de que tenía prevista una gran gira para este verano, no será posible llevarla a cabo, pues hasta dentro de algunos meses no se podrán realizar conciertos. Su vida laboral de este modo está parada y así se lo comentaba esta semana a su amiga, Tamara Gorro. «He tenido que pedir la ayuda por ser autónomo. Esto me ha pillado muy jodido de pasta», explicaba el DJ en sus redes sociales.

Se mostraba afligido, pero resignado. «Tenía un verano estupendo de trabajo y nos iba a posibilitar empezar a poner colchón para mis hijas, comprarnos una casa… Pero ha llegado así», añadía. Sus palabras reflejan que sus circunstancias son críticas, aunque afortunadamente pueden contar con la colaboración de Irene Rosales en ‘Viva la vida’, una ayuda que les puede ayudar a llegar a fin de mes hasta que todo se normalice. Sin embargo, entre sus seguidores había una gran pregunta: ‘¿Dónde ha ido a parar el dinero que ha ganado en televisión?’. A pesar de que el propio Kiko relató hace algunos meses que había malgastado gran parte de él, ahora tocaba hacer frente a sus deudas con la Agencia Tributaria. Un asunto que le ha traído grandes quebraderos de cabeza y que quiso dejar atrás nada más abandonar ‘GH DÚO’. «Todo lo que he ganado en mis entrevistas y en Gran Hermano lo he utilizado para pagar mi deuda con Hacienda, que ya se ha acabado, gracias a Dios», apuntó.

Mientras Tamara trataba de animarle e intentaba contagiarle el optimismo que le caracteriza, Kiko confesaba cuál es la cantidad que percibe mensualmente y cómo de ese modo puede afrontar todas las facturas. «Siempre he sido un gastador y ahora me arrepiento de ello. Ahora, no tengo problema en decirlo, solo estoy ingresando 700 euros al mes, que es lo que me da el Estado, pero sigo teniendo los mismos gastos de siempre. Es una locura, no hay derecho», decía.

Se confesó también en ‘Viva la vida’

El pasado fin de semana el hijo de Isabel Pantoja fue uno de los invitados en ‘Viva la vida’ y conectó desde casa para comentar que la situación en la que se encuentra es poco halagueña. Su trabajo como DJ está en stand by y, además, tiene cerrada la discoteca que posee en Sevilla, cuya apertura podría retrasarse hasta el mes de marzo de 2021. «Es complicado. Hay que plantearse hacer nuevas cosas. Es una ruina mundial», decía a Emma García.