El colaborador de 'Sálvame' ha hecho un repaso sobre su vida y no ha podido evitar emocionarse al hablar de su madre. "La echo de menos todos los días", ha reconocido con los ojos vidriosos.


Estamos acostumbrados a ver a Kiko Matamoros como una persona seria y guerrera en los platós de televisión. Sin embargo, este domingo, el colaborador de ‘Sálvame’ se ha abierto en canal con la audiencia y ha mostrado su faceta más personal. El tertuliano ha hecho un repaso por su vida sentimental, familia y profesional.

Kiko Matamoros no ha podido evitar emocionarse al recordar a sus padres. En concreto, el colaborador, con los osos vidriosos, ha confesado que todos los días se acuerda de su madre y ha aprovechado la ocasión para retractarse acerca de algunas declaraciones sobre su padre y su estricta educación. Además, le ha dedicado bonitas palabras a sus hijos y ha compartido con la audiencia la feliz etapa por la que está pasando después de haberse reconciliado con todos ellos.

También ha habido tiempo para recordar viejos tiempos y Matamoros ha tenido un bonito guiño para Carmina Ordóñez, a la que siempre ha considerado la hermana que nunca tuvo. A pesar de los bonitos ataques de nostalgia, el colaborador ha lanzado un duro mensaje para Makoke, su segunda mujer. Sobre la que fuera azafata del ‘Telecupón’ ha asegurado que guarda un buen recuerdo de ella, aunque reconoce que debió haberse separado de ella hace muchos años.