En su debut como anfitriona en ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition’, la andaluza ha destapado los detalles de la convivencia con el hijo de Isabel Pantoja.


Irene Rosales se ha estrenado como concursante en el programa ‘Ven a cenar conmigo Gourmet Edition’. En el programa de Telecinco compite por ser la mejor anfitriona junto a otros rostros conocidos: Amador Mohedano, Fani (Estefanía Carbajo) y Miguel Frigenti. La modelo y colaboradora de ‘Viva la vida’ ha abierto ha abierto las puertas de la casa que comparte con el hijo de Isabel Pantoja. Allí ha revelado datos sobre su relación con su marido.

«Kiko necesita tener la casa siempre llena de gente»

Antes de meterse en faena en la cocina, el DJ le enviaba un mensaje de ánimo a través del teléfono móvil: «Lo importante es participar, cariño», le decía. Mientras preparaba los platos hablaba de la tonadillera, de la que dice: «Mi suegra es muy normal. Nos llevamos bien. Es la típica relación de suegra y nuera. Ahora que mi madre me falta, la veo como una. La trato como a una madre. Me gustaría conocerla más en profundidad. Le encanta cocinar y cocina muy bien. Siempre tiene la cada llena de gente», decía. Al igual que su madre, a Kiko Rivera le gusta recibir a amigos en casa. Pero más que a Irene, a quien le apetece más disfrutar de la tranquilidad de su casa. En ese aspecto de la convivencia es donde encuentran más fricciones como pareja: «Kiko necesita tener la casa siempre llena de gente. Yo soy más de tener mi soledad. Al principio lo llevaba mal pero ahora cuando veo que tiene un plan más movidito y a lo mejor no me apetece y le digo: prefiero que te vayas fuera o a casa de alguien».

Un año de amistad con Kiko Rivera antes de empezar su noviazgo: «Se lo curró»

irene rosales kiko rivera

 

En la cena, Irene también se sinceró con sus invitados sobre su relación con Kiko Rivera. Así, confesó que fueron amigos antes de comenzar su relación sentimental. «Tuve un año de amistad con él. A mí me costó mucho… Teníamos un amigo en común. Él decía que yo era la más guapa de mi pueblo y me empezó a seguir. Entablamos una amistad de un año. Él me lo proponía, me lo tiraba, pero me daba mucho miedo. Cuando te están juzgando sin conocerte, te cuesta creerlo y te preguntas por qué… Se lo curró por el miedo que me daba a mí todo lo que era el mundo que le rodea. Y aquí estoy después de seis años y medio», explicaba. «Una vez que estás metida en el medio, es de otra manera», admitía. «También viendo todo lo que se había juntado con Kiko, era normal que la primera etiqueta que te pongan es esa«, explicaba.

La andaluza también ha contado cómo vivió los años más difíciles de Kiko. Hacía referencia a la etapa en la que se dejó llevar por sus adicciones. «Fue muy duro. Cuando vivimos esa etapa fue mala y ahí fue cuando cayó más. Pero no había otra, había que luchar sí o sí». Cuando echa la vista atrás no le pesa lo sucedido. «Lo he vivido todo y lo volvería vivir una y mil veces si eso es para crecer los dos».

Sus compañeros de concurso le han preguntado por su relación actual con su cuñada, Chabelita. Irene Rosales ha admitido que tuvieron sus diferencias en el pasado, pero a dñia de hoy el trato es bueno: «Ahora muy bien». Incluso ha hablado de la pareja de Isa: «Asraf me cae bien».

«Yo elijo la ropa interior de Kiko», admite Irene Rosales

Rosales, poco dada a hablar de sí misma, ha explicado que «una de las cosas que más me gusta que me regalen son flores y lencería, que me regalan poca». Su confesión se producía después de que Fani, Miguel Frigenti y Amador Mohedano cotillearan en su habitación y descubrieran un picardías negro entre sus cajones. Le encanta la ropa interior. Tanto, que hasta la compra para su pareja: «A Kiko Soy yo quien se la elijo».

Del cantante y DJ destaca lo que más le gusta: su desparpajo y su sentido del humor. «Lo mejor que tiene Kiko es que no tiene vergüenza de nada».