Isabel Presyler ha desvelado si habrá boda entre Íñigo Onieva y Tamara Falcó después de que se sembrara la duda acerca de un anillo de la marquesa de Griñón.


Hace algunos días Tamara Falcó hizo saltar todas las alarmas acerca de una posible boda con Íñigo Onieva. La marquesa de Griñón está muy feliz con su pareja y, aunque llevan poco tiempo juntos, tienen mil planes en su cabeza. Disfrutan mucho del tiempo con el otro y ya conocen a sus respectivas familias, por lo que no es tan extraño que se hayan planteado dar un paso más y darse el ‘sí, quiero’. Fue en ‘El hormiguero’ cuando la hija de Isabel Preysler no dejó de juguetear con un anillo, un gesto tras el que Pablo Motos jugó al despiste y le preguntó si era el de compromiso. Ruborizada, instantes después planteó una encuesta a sus seguidores siguiendo con el mismo asunto y ha sido ahora su madre, la reina de corazones, quien ha respondido a si hay enlace o de momento no.

Vídeo: Europa Press

Más clara que nunca, Isabel Preysler ha respondido a esta cuestión que tanta atención había acaparado los últimos días. Ella y Mario Vargas Llosa aprovecharon para salir a cenar y fue a la salida cuando se confesaron con los periodistas acerca del momento sentimental de Tamara Falcó, quien grita a los cuatro vientos lo pletórica que está ahora. Así se lo ha contagiado a todo su entorno hasta tal punto que no dudan en aclarar que está en uno de sus mejores momentos. Para ellos, no es un problema su diferencia de edad, 8 años, y lo demuestra que prácticamente estén viviendo juntos. En el piso que ella alquiló hace algunos meses, Íñigo y Tamara comparten muchos instantes, por lo que ya ha sido catalogado como su ‘nidito de amor’.

Foto: Gtres

A pesar de que diferentes publicaciones aseguraron que su finalidad era ser una oficina, nada más lejos de la realidad, pues allí lleva acabo mucho más cometidos que los meramente laborales. La marquesa de Griñón hace vida normal en esta vivienda por la que desembolsa más de 3000 euros y, de hecho, se ha convertido en el nidito de amor de ella e Íñigo Onieva. Es habitual ver a ambos con bolsas de la compra, sacando a los perros, a él haciendo deporte a primera hora de la mañana o a ambos saliendo a cenar a última hora del día. Aunque estos detalles no son las únicas pistas que demuestran que este es su refugio, ya que, tal y como podrás comprobar en las fotografías que te ofrecemos a continuación, Íñigo ya tiene llaves de la casa de su chica. 

Aunque se resisten y todavía no han posteado ninguna imagen juntos en solitario, ni tampoco se han dedicado palabras de amor, el círculo de ambos insiste en que están muy unidos. Íñigo fue quien la apoyó tras la muerte de su padre y quien en diferentes situaciones le ha servido de empuje para que siga para adelante. Con muchísimos proyectos a la vista, la actual marquesa de Griñón está viviendo uno de sus mejores momentos personales y profesionales.