Chabelita Pantoja parece haber encontrado la estabilidad perdida en su familia. Si hace tan solo unos meses atrás su relación con su familia era prácticamente inexistente y lo único que recibía de ellos eran duras declaraciones públicas, ahora las aguas han regresado a su cauce. Kiko Rivera habló este domingo con su hermana a través de un directo de Instagram, ejemplificando su buena sintonía en tiempos de crisis. Pero no solo el Dj ha regresado a la vera de su hermana, aunque sea de manera virtual, sino que también su madre, Isabel Pantoja, ha querido recuperar el cariño de su hija. Un bonito gesto que se ha materializado ahora también, con motivo del Día de la Madre.

Chabelita Pantoja ha reconocido que ha llamado a su madre para felicitarla por el Día de la Madre: “Sí, claro que la he felicitado. Ella también me ha felicitado a mí y nada. Felicidades por cierto”, decía la joven, que confiesa sus ganas de reencontrarse con su madre tras tanto tiempo separadas: “Ahora apetece estar allí en el campo y hacerle un poco de compañía, porque por esta situación no ha podido ir ni mi hermano ni yo y estamos deseando yo creo que reunirnos entre todos”, reconocía Chabelita, que a pesar de los vaivenes que ha sufrido su relación familiar, ahora les necesita más cerca que nunca, aunque por ahora se conforma con saber que están bien, aunque desde la distancia.

Esta vez, Chabelita Pantoja parece haber escarmentado de sus errores del pasado y ha comprendido que hay cuestiones sobre la vida de su hermano que es mejor no tratar en público. Es por eso que no ha querido hacerse eco de las revelaciones de Kiko Rivera sobre sus propios problemas económicos en plena crisis por el coronavirus, que le ha dejado sin opciones de trabajo. Cobra 700 euros al mes en concepto de ayuda, algo sobre lo que Chabelita no quiere hablar: “Ni idea”. Sabe que cualquier desliz al hablar al respecto le puede suponer un nuevo frente familiar y no está dispuesta: “Vosotros sabéis que aunque nosotros muchas veces estamos un poco distanciados, sabemos que somos familia y es lo importante”, reconoce con cautela.

Durante estos días, Asraf Beno está en pleno periodo de Ramadán, que le impide comer y beber durante la mayor parte del día, hasta que llega la hora y puede saciar su apetito con los mejores manjares. Un proceso de eliminación de toxinas que pone a prueba la voluntad del alma y que este año Chabelita ha decidido hacer junto a su novio, al querer comprender mejor si cabe la cultura en la que este se ha criado: “Entender un poco las otras culturas que a mí siempre me gusta mucho entender para luego poder opinar o lo que sea. También tener una persona que está llevando esa costumbre y yo comer como que no. Lo estoy haciendo por eso, pero ya está”, reconoce Chabelita.

portada-chabelita-pantoja-asraf-beno