A sus 50 años, a la presentadora le ha tocado afrontar la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal, que se ha producido cinco meses después del fallecimiento de su madre. Pero no son las únicas tragedias en su vida.


La tristeza de Paz Padilla al perder a su marido, Antonio Juan Vidal, ha estremecido el corazón de muchos españoles. El pasado 18 de julio, una de las presentadoras más queridas y admiradas de nuestro país se enfrentaba a la muerte de su gran amor. La noticia pillaba a casi todos por sorpresa. Porque la gaditana nunca había revelado que su pareja llevase algo más de un año luchando contra el cáncer que padecía. Solo su círculo más cercano conocía la realidad que estaba viviendo en el más absoluto silencio. Tan solo cinco meses antes -el 11 de febrero- había fallecido su madre, Dolores Díaz, a los 91 años. Nadie podía imaginar que, en pleno duelo tras la defunción de su madre y con una cuarentena de 99 días de por medio, a la actriz le tocara afrontar la recta final de la enfermedad de su pareja.

El mensaje de Paz Padilla a sus compañeros de ‘Sálvame’: «Ahora es cuando os necesito de verdad»

El silencio de Paz Padilla sobre la enfermedad de su marido

El año pasado, cuando diagnosticaron a Antonio Juan un tumor cerebral, Paz lo tuvo claro: mantendría en secreto la dolencia. No quería que nada empañara su día a día en televisión. Tampoco que ningún medio o allegado la importunase con preguntas sobre la evolución del estado de salud de su compañero. Siempre discreta en lo relativo a su intimidad, ha permanecido callada todo este tiempo. Y ha mostrado la mejor de sus sonrisas ante las cámaras. Nada hacía adivinar que detrás de sus habituales bromas estaba escondiendo un sufrimiento tan grande como ver a un ser querido enfermo.

El homenaje de Paz Padilla y su familia a su marido, Antonio Juan Vidal, en las playas de Cádiz

Una infancia humilde: «Comíamos pan tostado con manteca»

Lo cierto es que la prudencia de Paz Padilla respecto al frágil estado de Antonio Juan no es cosa nueva. Está acostumbrada a sobrellevar el dolor sin dramatizar desde la infancia. Nació en el seno de una familia humilde, formada por nueve miembros. Su padre, que era tramoyista del Gran Teatro Falla de Cádiz, no lo tuvo fácil para dar de comer a sus siete hijos. «Durante muchos años solo comíamos pan tostado con manteca», ha revelado la artista en una entrevista con Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’. No había dinero para lujos mi para caprichos. «Hubo Reyes Magos que yo no tuve nada. Pero éramos tan felices. Mi padre era muy trabajador, muy honrado, muy buena persona… dio su vida por sus hijos. Nos lo daba todo». Su madre, por su parte, se buscaba la vida para sacar adelante a su familia numerosa. Preparaba «una pedazo de tortilla con los huevos rotos de los cartones» y acudía cada día al mercado a comprar «las frutas que se habían dado un golpe».

Primeras palabras de Paz Padilla tras la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal: «Espérame»

Mila Ximénez se vuelca con Paz Padilla tras la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal