SEMANA ha hablado con Cósima en su reaparición ante los medios de comunicación y nos ha contestado a todos los temas relacionados con ella y su familia


“Cósima Ramírez es un ejemplo para muchas chicas. Feliz, segura de sí misma y que triunfa”. Así han definido este martes a la hija de Ágatha Ruiz de la Prada en la presentación del nuevo libro de la fundación `Inspiring Stories´, en colaboración con Evax y en la que Cósima Rámirez ha ejercido de embajadora. “Ágathizada” y con una energía desbordante que contagió a todos los asistentes al evento. La hija de Pedro Jota Ramírez, que ha sido foco de atención en estos últimos días por el reciente noviazgo de su madre y sus últimas declaraciones de apoyo hacia Ana Obregón, encandiló a la prensa por su saber estar y su enorme generosidad. SEMANA ha hablado con la diseñadora y les podemos adelantar que no se ha dejado nada en el tintero.

Con apenas 30 años, son muchos los personajes que deberían aprender del saber estar de esta madrileña, que tal y cómo nos ha revelado se encuentra súper feliz con el futuro que le depara. “Estoy emocionadísima con mi futuro más próximo. El confinamiento me ha venido genial. Necesitaba esta pausa para hacer un poco reflexión sobre nuestros hábitos de vida”, nos explicaba la hija de Ágatha. Cósima Ramírez ha sorprendido a nuestra revista adelantándonos su próximo proyecto que no tiene nada que ver con el diseño. La madrileña sé mudará después del verano a la ciudad de Londres para estudiar Literatura y además aprovechará el mes de julio para trabajar y estudiar cocina en París. Sin duda, una mujer llena de proyectos que no ha tenido reparos en hablar de la nueva pareja de su madre, los problemas que ha habido entre sus padres y porqué nunca le atribuimos ninguna pareja.

¿Tú qué es lo que has querido ser desde siempre?
Siempre he tenido muchísimas ambiciones. En casa siempre se han reído de esto. Primero quise ser bailarina de ballet, bailadora flamenca, política, escritora… He tenido muchas pasiones dejadas a lo largo de mi vida. Mi padre siempre se ha reído de todas las cosas de las que me he ido retirando.

¿Si tuvieras que explicarle a alguien a qué te dedicas que le dirías?
Ahora voy hacer estudiante de literatura. Con alguna que otra ambición de ser escritora.

¿Qué te ha dicho tu padre de esta nueva aventura?
Le encanta. Siempre ha estado muy involucrado y se ha tomado mi educación como su juguete. Lo divertido es ser múltiples cosas. Es sanísimo tener todo tipo de ambiciones.

¿Dónde te pilló el confinamiento?
Me pilló en Mallorca. Estaba en casa con una amiga y fue una bendición porque mi madre tiene casa allí.


¿Te ha venido bien estar separada de tu padre y de tu madre?
Yo creo que eso nos viene bien a todos (se ríe). Los dos son igual de intensos, pero tengo la suerte de poder consultar todo con ellos. Eso es un privilegio. Es verdad que la distancia sana siempre es maravilloso. Estar sola me ha permitido dar un paso atrás y analizar todo. La vida es muy corta.

En este confinamiento has aprendido a cocinar
Totalmente. Ha sido una cosa que ha surgido por obligación al estar sola en mi casa de Mallorca. Ha sido un descubrimiento. Era como volver a ver después de estar muchos años ciega. No sabía absolutamente nada de cocina, ni cocinar un huevo frito. Cuando viví en Estados Unidos aprovechaba para comer patatas fritas y no pisar la cocina.

¿Y ahora te mudas sola a Londres para estudiar literatura?
Sí me mudo sola y me va a venir fenomenal haber aprendido a cocinar. Me voy en septiembre y estoy buscando casa. Es un poco complicado por todo esto del Covid pero como voy a estudiar literatura tengo la noción en modo romántica. Voy a estudiar en una universidad de Londres que está  dónde estaba el ciclo de Virginia Wolf, una de mis escritoras favoritas y un ejemplo feminista.

Tanto tu madre como tu padre están en unos sectores bastante complicados. Por una parte no hay publicidad y por otra está la complicación en el tema textil.
Sí, totalmente. Yo creo que ¿quién no está preocupado en estos momentos? Soy y me siento una absoluta privilegiada. Soy de las que piensan que en los momentos complicados nos redefinimos. Económicamente es un momento delicado, pero quizás es una oportunidad para obtener otro tipo de riquezas. Espero que saquemos lecciones y reflexiones para proteger otras cosas. Yo por ejemplo soy ecologista a muerte y en estos momentos nos hemos dado cuenta de que tener una naturaleza limpia es otra riqueza.

Visto que te quieres dedicar al mundo de la literatura ¿Te animarías a escribir la biografía de tu madre?
Eso es algo con lo que ella está muy entusiasmada en promover. Es un sujeto interesante… Pero ya veremos.

En caso de escribirla chocarían un poco los intereses maternos y paternos
Si, pero bueno… Ya se verá