Tras seis décadas de carrera artística y a punto de cumplir los 82 años, la actriz ha dicho adiós a los escenarios.


«Hoy ha sido la última representación que voy a hacer en el teatro. Mis hijos me han pedido que deje de hacer teatro, sobre todo que deje de hacer giras». Con estas palabras, Concha Velasco se ha despedido de las tablas. La actriz, que cumplirá 82 años el próximo 29 de noviembre, ha anunciado su despedida al terminar la representación de ‘La habitación de María’, la obra de teatro con la que visitó Valladolid el pasado domingo coincidiendo con las fiestas de la ciudad.

Puede que la elección de Valladolid, su ciudad natal, no haya sido fruto del azar. Es el lugar que la vio crecer y en el que ha querido echar el cierre a más de seis décadas de carrera artística. «Que sean ustedes muy felices y hasta siempre», ha dedicado la artista a su público, que le ha dedicado aplausos «cariñosos». Sus palabras fueron interrumpidas por los piropos y ‘¡vivas!’ a la que fuera mítica ‘Chica ye ye’, de los años 60.

Concha Velasco
Gtres

Concha Velasco se ha despedido del público vallisoletano con una frase de Santa Teresa: «Lee y conducirás, no leas y serás conducido. Que sean ustedes muy felices y hasta siempre». Ya en 2018 la artista aprovechó su visita a Valladolid con otra obra de teatro para anunciar una retirada que, aunque fue muy comentada, no llegó a materializarse.

La despedida de Concha Velasco de los escenarios coincide con los comentarios sobre la situación económica de la actriz. Recientemente, la intérprete hablaba de sus problemas de liquidez. Una situación que la ha llevado a vender objetos personales para poder pagar facturas y sus compras diarias: «Tuve que vender cosas de mi casa, como la cubertería, para comprar en la farmacia». Sus declaraciones despertaron una enorme preocupación. Entonces, su hijo, Manuel Velasco, matizó las palabras de su madre. Aseguraba que sus  palabras no eran ciertas y que su progenitora, por su edad, no sabía bien lo que estaba diciendo.

“Yo también tengo tías que son mayores y cuando voy a comer con ellas de repente me dicen unas cosas que bueno, no trasciende porque son personas anónimas y no lo ponemos en un titular, es una cosa que ha dicho en un momento determinado. Le estamos pidiendo peras al olmo. Para mí es la mejor actriz de su generación, no le podemos pedirle que encima sea la persona que mejor hace declaraciones, le mejor gestora, no podemos pedirle la perfección, eso no existe”, destacaba Manuel Velasco. Asimismo relataba que su madre “tiene un contrato maravilloso” con el teatro y adelantaba que que, quizás, se planteara la posibilidad de jubilarse.