Carmen Borrego se ha hartado de que hablen de su supuesta «depresión» y ha puesto nombre al verdadero mal que le aqueja y que no le deja tranquila. Vea el vídeo


La familia Campos parece que ha dejado de hacer ruido en los últimos días y es que el ojo del huracán mediático se ha instalado ahora sobre Cantora y la guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja por el dominio de la fortuna y de la verdad. Son tiempos de calma para María Teresa Campos y sus hijas, Terelu Campos y Carmen Borrego. Al menos de una tensa calma, dado que los coletazos de sus últimas polémicas aún les persiguen, aunque poco a poco se van silenciando hasta devolverles la ansiada tranquilidad que perdieron demasiado tiempo atrás. De esto ha hablado Carmen Borrego en conversación con lo reporteros de ‘Europa Press’, a los que les ha querido dejar una cosa clara ante las críticas de su supuesta “depresión”.

Carmen Borrego no tenía reparos hace unas semanas en declarar públicamente que “estoy mal”. Se encontraba en un momento de angustia, que le provocó una profunda tristeza y una incapacidad física y mental para hacer frente a cada vez más y más frentes abiertos en su guerra mediática con diversas personas. No quiere oír más de Kiko Hernández, de Antonio David Flores ni de otras personas, ya sean afines o no al clan Campos, que puedan perturbar su tranquilidad. Una actitud que muchos tildaron de “depresión”, aunque ella jamás llegó a pronunciar esta palabra y escudarse tras esta enfermedad.

Muchos criticaron que se dijese que Carmen Borrego padecía depresión, dado que su actitud le alejaba del cuadro clínico. Ella no sabía ya a qué atenerse, dado que las críticas le provocaron angustia y esta angustia le generó nuevas críticas. La pescadilla que se muerde la cola. Vea el vídeo para comprobar cómo explica la propia Carmen Borrego cómo se encuentra y lo que realmente le sucedía, que no era “depresión”, como se aseguraba.