El hijo menor del duque de Alba y la joven empresaria se comprometieron durante la Fase 1 de la desescalada en Madrid.


¡Grandes noticias! Tras dos años de un discreto noviazgo, el hijo menor del duque de Alba y Matilde Solís, Carlos Fitz-James Stuart, se ha comprometido con Belén Corsini de Lacalle.

La relación entre el hijo menor del duque de Alba y la joven empresaria ha permanecido siempre en un discreto segundo plano. Muy herméticos con respecto a su vida privada, lo cierto es que a principios de verano la pareja comenzó a comunicar la feliz noticia a sus familiares y amigos más cercanos, tal y como publica ‘ABC‘.

Los futuro marido y mujer se encuentran muy ilusionados con la idea de comenzar un proyecto de vida en común, a pesar de que debido a las restricciones por la situación de emergencia sanitaria no ha habido pedida oficial. Según cuenta el diario, después de pasar el confinamiento en el Palacio de Liria junto a su padre y su tío Fernando, el conde de Osorno selló su compromiso con Belén Corsini durante la Fase 1 de la desescalada en Madrid. La futura condesa de Osorno pertenece a una importante y rica familia española. En concreto, es la segunda de los cuatro hijos de Juan Carlos Corsini Muñoz y Mónica Calle Rubio. La joven de 31 años estudió Administración y Dirección de Empresas.

Se trata de una gran noticia que llega en medio que de un año marcado por la incertidumbre y tan solo unos meses meses después de que SEMANA publicara que su hermano, Fernando Fitz-James Stuart, y Sofía Palazuelo anunciaran que están esperando su primera hija en común. Por el momento se desconoce si hay fecha oficial de la fiesta de pedida de mano, debido a la situación por la que atraviesa el país. Sin embargo, el futuro enlace significará el broche de oro perfecto para la relación de los dos jóvenes y una gran oportunidad para que la familia entierre sus rencillas y se reúnen para celebrar el esperado «sí, quiero» de los novios.

La gran oportunidad para enterrar el hacha de guerra

No son buenos momentos para los hijos de la fallecida duquesa de Alba. La noticia del compromiso entre el hijo menor de Carlos Fitz-James llega en medio de un gran bache en la relación entre los hermanos. Desde que las memorias de Cayetano Martínez de Irujo vieran la luz, los cimientos de la Casa de Alba están más resquebrajados que nunca. En el último ingreso del Duque de Arjona, tan solo Fernando acudió a visitarle y se mostró dolido por el hecho de que los demás no acudieran al hospital. Sin embargo, dejó claro que no se iba a retractar de sus palabras e hizo hincapié en que «cuando se pierde la humanidad… se pierde todo».

En el pasado mes de noviembre Cayetano, por fin, pudo presentar su libro. Una presentación que se había cancelado porque habían tenido que operarle de urgencia y en la que, por cierto, terminó confesándose sobre esto así como sobre el clima que reinaba en la familia. «Después de estar 10 días en un hospital y no recibir ni un mensaje«, comentó afligido. Ese día estuvo marcado por las ausencias y por los sentimientos hacia sus seres más queridos. «Estos pasajes de mi vida, que con toda humildad y sinceridad relato, van dedicados a mis padres, porque les adoraba«, dijo durante la presentación de su libro.

Después de muchos años en los que la tensión era palpable, no ha sido hasta este año cuando hemos conocido que su separación no se limita tan solo a nivel personal, sino también empresarial. El que fuera jinete tenía un negocio en común con su hermano Carlos. Sin embargo, ahora, solo el duque de Alba se mantiene como el único socio de la misma.

De la misma forma, Eugenia Martínez de Irujo también salió a la palestra para sincerarse sobre cómo era su relación con el conde de Salvatierra. “Cayetano es Cayetano. Él es libre de actuar y de hacer lo que quiera. A mí lo que me gusta es ser consecuente. Si Cayetano ha provocado una escisión entre los hermanos es problema suyo y hay que preguntárselo a él. Yo hablo por mí, que me llevo fantástico con todos los demás y los adoro. Con él no tengo relación, pero nunca dejaré de quererlo. Es mi hermano. A mí hay ciertas cosas que me hacen mucho daño. En esta época de mi vida ya no me gustan las montañas rusas: un día fenomenal y al siguiente fatal. Nadie tiene derecho a quitarme la felicidad”, decía la única hija de la fallecida duquesa de Alba en una conocida revista.