La colaboradora, emocionada, sufragará los gastos de la anciana a la que la tonadillera debe casi 80.000 euros: «Me recuerda a mi abuela».


Una vez más, Loli Pozo, la quiosquera a la que Isabel Pantoja debe 76.000 euros, ha hecho un llamamiento público para reclamarle a la cantante que le devuelva el dinero que le prestó en hace siete años, poco antes de entrar la cantante en la prisión de Alcalá de Guadaira por el caso Malaya. «Me debe 76.000 euros. Hubo un acto de conciliación y ni se presentó», ha lamentado este lunes en ‘Sálvame‘. La que fuese amiga de la artista ha contado que vive con serias dificultades económicas y que ni siquiera puede arreglarse la boca porque no tiene el dinero suficiente.

La colaboradora estalla contra Isabel Pantoja: «Si Loli fuera tu madre…»

Belén Esteban, que escuchaba las declaraciones de la andaluza en el plató, ha mandando un contundente mensaje a Isabel Pantoja: «Yo te he defendido. Y lo he hecho. A mí nadie me ha obligado, hay cosas que no me han parecido bien y lo he dicho. Pero si Loli fuera tu madre», decía, indignada. Así, recordaba que Loli estuvo «levantándose hasta las 5 de la mañana para abrir su quiosco, que no tiene para arreglarse la boca» y por este motivo le gustaría que la cantante «recapacitaras un poco y pensases si no te da pena de Loli».

La de Paracuellos, con fama de ser una mujer muy generosa, no ha dudado en ofrecerle su ayuda a Loli para poder hacer frente a sus gastos. Porque, además de la boca, Loli necesita a alguien que la ayude a salir a la calle cada día, una persona que le eche una mano con la limpieza de su casa, así como con tareas como la cocina. Incluso para dar un paseo cada día, ya que tiene problemas de movilidad. «Loli, si tú necesitas que te paguen la media boca, la media boca te la pago yo», le ha dicho. «Lo hago porque me recuerda a mi abuela y me ha dado mucha pena», admitía con la voz entrecortada. Loli, emocionada, le daba las gracias. Casi no se lo creía… El programa aún le daría una nueva sorpresa. El reportero José Antonio León le entregó un ramo de flores por su cumpleaños.

Telecinco

Cabe recordar que el pasado mes de marzo, Isabel Pantoja no se presentó al acto de conciliación al que estaba citada en el Juzgado de Instrucción número 1 de Chiclana con motivo de la deuda que tiene con Loli Pozo. La octogenaria contaba su desencanto con la que fue su amiga en ‘Sábado Deluxe’. Allí dejaba claro que se siente profundamente dolida ante indiferencia de la artista. «Yo era de su familia. Teníamos más de 45 años de amistad», decía.

Fue en el año 2014 cuando Isabel Pantoja le pidió un préstamo a Loli Pozo. «Una tarde allí en Cantora me pidió el dinero. Yo con todo mi corazón se lo presté y hasta hoy», ha narrado. Le hizo una primera transferencia de 80.000 euros a su cuenta bancaria. Más tarde, su hermano le pediría otros 6.000 euros porque le dijo le hacían falta. Unos años después le devolvieron 10.000 euros. «Eso lo tengo yo todo justificado en las cuentas del banco». 

Loli ha mostrado su pesar por todo este asunto: «No la conozco». Añadía que su relación con la tonadillera empezó a cambiar a raíz de la deuda que contrajo con ella. «Ella nunca ha sido así. No sé quién la ha vuelto así, no lo puedo asegurar». Cuando la cantante no acudió al acto de conciliación se le vino el mundo abajo: «Yo le mandé un burofax que tampoco respondió. Por las buenas hice un acto de conciliación».

La cantante no se ha pronunciado sobre su deuda a Loli Pozo

Loli ha contado que a pesar de que Isabel Pantoja le ha dado la espalda, ella sigue escuchando sus canciones, porque le encanta la copla y la sevillana y Rocío Jurado son sus artistas favoritas. Tan poco rencor alberga su corazón que hace dos años se trasladó a Jerez de la Frontera para visitar a Doña Ana durante un ingreso hospitalario: «Fui a ver a su madre al hospital de Jerez cuando estaba grave».

«Yo solo quiero lo que es mío», ha recordado Loli. «Lo demás no quiero nada. Lo que yo he trabajado, porque el silencio mata». A día de hoy, lo que peor lleva es la indiferencia de Isabel Pantoja y que no se haya puesto en contacto con ella. «Yo era de su familia. Teníamos más de 45 años de amistad», sentenciaba recientemente.