Tras la devastadora aparición de Kiko Rivera en los platós de Telecinco, la colaboradora se ve en una encrucijada: «Esta situación me puede, me supera».


Anabel Pantoja ha hecho balance sobre la devastadora aparición de Kiko Rivera en ‘Cantora: la herencia envenenada’, donde aseguró sentirse estafado por su madre, a quien acusa de haberle «engañado» para su beneficio económico. «He sido la tarjeta de crédito de mi madre», señalaba. El paso del DJ por los platós de Telecinco no solo han logrado reventar los índices de audiencia de Mediaset. También están haciendo temblar los cimientos del clan Pantoja. Una de las más afectadas es la colaboradora de ‘Sálvame’, que ha sacado sus conclusiones de la última aparición de su primo ante las cámaras.

«Sufrí bastante. Vi a mi primo mal»

«Me pareció un poco fuerte todo y sufrí bastante. Vi a mi primo mal, vi todo lo que el trajo y me parece doloroso», ha confesado. «No es mi intención investigar. Espero que esto llegue a buen puerto, aunque no ahora porque no se puede». La sevillana cree que la posibilidad de un acercamiento entre madre e hijo hubiera sido posible «hace cuestión de una semana, pero ahora mismo con todo esto… ya Kiko no es responsable».

Anabel Pantoja no ha querido entrar en los detalles sobre la herencia de Paqurri de la que tanto se ha hablado en las últimas semanas. «Yo de números no hablo con mi familia de escrituras ni nada de eso. Yo cuando voy hago visitas familiares, no tengo ni idea de eso», ha destacado. Tras las últimas declaraciones del músico le queda «una sensación que hacía tiempo que no tenía. La ansiedad de cuando se te hace el estómago un nudo y estás nerviosa».

«Yo no puedo aportar nada»

La andaluza no se siente bien ante la guerra familiar. Quiere a su tía y adora a su primo, que es como un hermano para ella. Por eso está viviendo el conflicto con mucha angustia e impotencia. «Esta situación a mí me puede, me supera. He estado hablando con compañeros, con amigos y me he planteado si seguir o no seguir porque creo que yo no puedo aportar nada».

Telecinco

«Mi primo ha sido para mí como un hermano y siempre le tengo que agradecer a mi tía muchas cosas que ha hecho por mí. Lo que ha pasado jamás me lo hubiera podido imaginar», ha confesado. «Esto ahora mismo para mí es algo que jamás pensé que hubiera podido pasar. Ahora mismo estoy lejos de los dos porque estoy aquí. Telefónicamente me tienen y tienen mi apoyo. Con Kiko he podido hablar después del programa este fin de semana, pero no mucho porque está saturado. Me dijo que no quiere volver a hablar del tema ni meterme en berenjenales. Por parte de la otra persona, soy sincera: no he hablado con ella. La cosa está crítica y está mal… Esto se ha quedado en un mal sueño».

«Hay un episodio donde vuela un móvil»

Anabel ha querido aclarar algo de lo que se ha hablado mucho: la pelea más acalorada entre Kiko e Isabel en el interior de Cantora. Sucedió una tarde de verano, después de que Kiko descubriera que en un cuarto de Cantora su madre guarda los recuerdos de su padre. Recuerdos que no ha querido entregar a sus hermanos, Cayetano y Fran Rivera. «Cuando hay un episodio donde vuela un móvil ahí estamos tres personas y no existe una persona como estáis pintando. No se oyen gritos. Sé que Kiko vive un momento muy chungo. Yo estaba bañando a los niños com Irene y cuando bajamos veo que está mal, de mal humor. Después Irene y yo estamos con él y no hay otra persona como se dice. Cuando él encuentra lo que dice baja y se encuentra mal y yo no sabía lo que le pasaba e Irene tampoco. La casa es muy grande. Unos estaban bañando a los niños, otros viendo la tele… Por la noche cuando subo a su habitación me encuentro más o menos lo que ha pasado». Finalmente Kiko se desahogó con su mujer y con su prima y decidió dar por zanjao el asunto.