La presentadora de televisión se ha incorporado al trabajo después de disfrutar de unas intensas vacaciones de Navidad en familia.


Ana Rosa Quintana ha vuelto al trabajo después de disfrutar de unas merecidas vacaciones de Navidad. El día de la incorporación ha sido de lo más intenso, ya que ha tenido que hablar de cómo sucede la segunda votación de la investidura. De hecho, el programa ha sido ocupado en su mayoría con la emisión de la investidura desde el Congreso de los Diputados.

Para la ocasión, la presentadora ha lucido un casi inapreciable cambio de look. Aunque normalmente la vemos con la misma imagen, Ana Rosa siempre aprovecha las vacaciones para lucir un toque diferenciador. De hecho, el nuevo año ha empezado con un giro en su pelo y con un flequillo más marcado.

Además, Ana Rosa Quintana ha apostado por un maquillaje muy diferente al que nos tiene acostumbrados. Los ojos los tenía más pintados, y para los labios se ha decantado por perfilárselos más. Para el estilismo, la presentadora ha lucido un look en blanco, perfecto para el primer de trabajo después de las vacaciones.

Los encargados de sustituirla durante estos días han sido sus compañeros Patricia Pardo y Joaquín Prat. La Navidad la ha organizado para pasarlas con su marido, Juan Muñoz, y los dos hijos que tienen en común, Jaime y Juan, que tienen 15 años. Según se comentó, Ana Rosa Quintana cogió un avión a principios de las vacaciones para disfrutar de unos días fuera. Lo que no se sabe es el destino que ha elegido para pasar los días de Navidad, y ella no ha desvelado nada en sus redes sociales.

Han sido unos días perfectos para recargar pilas después de un intenso año de trabajo.