En España ya hay más de 211.000 casos confirmados. Se está tratando de luchar contra esta enfermedad así como contra su contagio y ya son muchos los rostros conocidos que han revelado públicamente que la han padecido. Aunque no todos han corrido la misma suerte, de hecho, hemos perdido a relevantes personajes del papel couché como Lucía Bosé o Carlos Falcó. Una de las últimas en confesarse sobre esta pandemia ha sido Alejandra Prat, quien ha desvelado que ha pasado el COVID-19. Eso sí, su cuarentena ha sido un tanto particular, pues en vez de aislada, ha decidido pasarla en familia.

¿Cómo te encuentras tras superarlo?

La verdad es que me encuentro fenomenal. Lo pasé antes de confinarnos. Ahí es cuando empezaron los síntomas y justo a raíz de confinarnos es cuando empecé a notar que había perdido el olfato, el gusto… Tenía malestar general, cansancio, muchas ganas de dormir y por la noche sensación de ahogo, pero como todo esto era nuevo pensaba que era ansiedad. Pero, vamos, ahora que ya lo he pasado estoy encantada, ya tengo los anticuerpos y esperemos que dure mucho la inmunización.

¿Cómo fue el proceso?

Yo he pasado el confinamiento en mi casa, con los síntomas, sin aislarme de mi familia. Hemos estado todos juntos, los niños, Juanma… Me imagino que lo habremos pasado todos, lo que pasa es que después tuve que hacerme una pequeña intervención de un tema médico y para hacerse la intervención había que hacerse la prueba del COVID-19 y, efectivamente, di positivo en anticuerpos.

¿Qué se te vine a la cabeza cuando te confirmaron que lo tenías?

Yo lo sabía, lo sabía… pero claro, hay tanta gente en su casa que dice que sabe que lo ha pasado y, claro, al no tener test, no lo sabemos y no tenemos garantías. A mí me parece que es una cosa que debemos tener ya y que debemos reclamar, que todo el mundo tenga acceso y hacérselo tranquilamente, porque no hay derecho a estar en tu casa y no saber si lo has pasado y, sobre todo, la gente que está en primera línea… Es que es una cosa de cajón y para que la gente pueda volver a la normalidad entre comillas de sus vidas, porque no vamos a poder hacer lo mismo, pero que por lo menos podamos hacer medianamente vida normal.

Al principio tuviste dudas de si podría ser otra cosa que no fuese coronavirus, ¿no?

Claro, yo me pensaba que como hacía una especie de dieta, una desintoxicación que hago tres o cuatro veces al año, pues pensaba que estaba cansada por eso, porque me faltaba un poco de energía… Me mareaba mucho y al final puede ser cualquier cosa, podía haber sido un catarro pero ya perder el gusto y el olfato… Porque lo perdí antes de que dijeran que era uno de los síntomas. Entonces, consultando con mi hermano y mi hermana, que están ahí todas las tardes en Cuatro y tienen bastante información, y al cabo de unos días me dijo Joaquín que lo había pasado seguro porque era uno de los síntomas.

U332706

¿Tu marido también lo ha sufrido?

Pues no lo sabemos, porque como de momento no hay test, no se ha podido hacer la prueba. Me imagino que sí, porque como no sabía que lo tenía no me he aislado del resto de mi familia. Con lo cual lo hemos pasado todos juntos, todos han tenido algunos días un poquito de fiebre y alguna cosita, y me imagino que todos lo habremos pasado. Hemos estado juntos, pegados, besándonos, abrazándonos, con lo cual seguro, o bastante probable, que lo hayamos pasado todos.

Dentro de lo malo no ha sido algo grave…

No, claro, esta es la suerte y este es el miedo. Lo que te da cosa es que no sabes cómo va a reaccionar tu cuerpo. Están los casos que lo pasan fatal, que hay que hospitalizar, que se ahogan y que acaban con la muerte. Tienes esa incertidumbre y el miedo.

Su hija estaba estudiando fuera, ¿os dio tiempo a traerla?

Sí, cuando vimos que empezaban a confinar a los niños en España nos dio un poco de miedo y me dio miedo pensar que cerraran fronteras y no poder ir a buscarla. Todos hacen las tareas online y la verdad que estamos contentísimos.

La comunión del pequeño era en mayo y la habéis tenido que anular

La comunión era el 16 de mayo y, de momento, está en el aire. Parece ser que puede ser en octubre, ojalá, porque a él le hacía mucha ilusión. A todos los niños hay que felicitarles y agradecerles lo bien que lo están llevando en general, porque es que no se han quejado, nadie ha salido y lo levan de una manera increíble. Son un gran ejemplo para los adultos.

Tienen mayor capacidad de adaptación que nadie ellos, ¿no?

Muchísima más y es digno de felicitación, porque visto lo visto, que hay un montón de adultos que se saltan el confinamiento sin ningún problema… Ver que ellos son tan chiquitines y lo llevan así, es un gusto.

Alejandra Prats

¿Tu madre dónde está pasando el confinamiento?

Mi madre está con mi hermano pequeño en Madrid y también se confinó antes que el resto de la población porque le dio mucho miedo. Mi madre es factor de riesgo, es asmática, tiene casi todas las primaveras alguna crisis respiratoria, pero está fenomenal en casa, lo lleva también súperbien. Para mí es admirable, está siempre contenta, alegre… y tampoco tiene prisa por salir. Cuando llegue el momento saldremos, lo más importante es la salud.

Siendo tan familiares, ¿cómo lleváis esta distancia? 

Pues hacemos Facetime sin parar. Nos juntamos todos lo sobrinos, los hermanos… Mis hijos, que son más mayores y que ya son un poco más conscientes, me dicen ‘Mamá, lo primero que hagamos cuando nos dejen salir es ir a Madrid a ver a los primos, a la abuela, a los tíos’. Tienen muchas ganas.

¿Qué sientes cada vez que ves que sus hermanos están yendo todos los días a trabajar?

Me siento, ya me sentía pero en estos días más, orgullosísima de la labor que están haciendo. Tanto de mi hermano Joaquín como de Andrea. Están haciendo además un programa maravilloso de ayuda social, de acompañamiento, de entretenimiento, de información… con una cercanía, una sensibilidad y una humanidad, por lo menos es mi percepción y me encanta. Estoy feliz por ellos, por lo bien que les está yendo y lo bien que lo están haciendo.