En medio de su guerra con Isabel Pantoja, el DJ ha recibido un inesperado presente que le acerca aún más a su familia paterna.


Kiko Rivera está atravesando por uno de lo momentos más difíciles de su vida después de que se sentara en ‘Cantora: la herencia envenenada’ y destapara las «mentiras» de su madre, Isabel Pantoja. El DJ, que pasa por altibajos, se está refugiando en los suyos para lograr encontrar su propia felicidad. Así, el marido de Irene Rosales ha encontrado en su familia paterna su máximo apoyo. Por ello, el interprete de «Así soy yo» ha vivido este domingo uno de sus mayorías alegrías tras recibir un inesperado regalo.

Redes sociales

Kiko Rivera ha compartido con sus seguidores a través de sus redes sociales su emoción al recibir el inesperado regalo que le ha hecho uno de sus amigos. En concreto, al hijo de Isabel Pantoja le han enviado un cuadro de su padre, Paquirri, en blanco y negro y a en gran escala. En concreto, se trata del mismo que la segunda entrega de ‘Cantora: la herencia envenenada’ utilizó para el fondo de la entrevista de Teresa Rivera.

Las palabras de Kiko Rivera al mostrar el gran cuadro de su padre demostraban su entusiasmo y su felicidad por tener en su casa un gran recuerdo del diestro. De la misma forma, y entre risas, el DJ aseguraba que por el momento no sabía dónde iba a colocarlo, aunque seguro que apuesta por darle un lugar especial. Quizá a partir de ahora sus directos en Twich tendrán como protagonista la imagen del matador.

A la espera de saber dónde lo pondrá, lo cierto es que este gesto se trata de una prueba más que demuestra el distanciamiento que hay entre madre e hijo y la apuesta que ha hecho este por acercarse más aún a su familia paterna. El hermano de Fran y Cayetano ha dejado muy claro que él siempre ha sido Rivera pero es ahora cuando se ha dado cuenta quién es de verdad.

© Redes sociales

De la misma forma, lo cierto es que en las últimas horas ha recibido varias alegrías que ponen un toque de felicidad a sus días de tristeza y oscuridad. Este sábado, el DJ alcanzaba un gran logro profesional y conseguía llegaba al millón de seguidores en su cuenta de Instagram. Una gran noticia que quiso celebrar con sus seguidores a través de un directo en esta red social y en el que confesó que las cosas que estaba diciendo no lo hacía para conseguir dinero. «Fue mi madre quién empezó. Yo no me callo, mis abogados están pendiente de todo. Quien lo quiera entender lo entenderá. Es así, uno se aleja de lo que no le hace bien y le hace sentir triste», sentenciaba.

Centrado en sí mismo

© Redes sociales.

Kiko Rivera está centrado en encontrar su propia felicidad. Por ello, ha tomado la decisión de alejarse de aquello que impide que lo sea. El DJ ha insistido en que no duda que su madre le haya querido y ha hecho hincapié en que cada persona tiene una forma distinta de amar, aunque él prefiere quedarse con aquellas personas que le hacen bien.