Así es el centro de discapacitados en el que Iñaki Urdangarin comenzará a ayudar

Iñaki Urdangarin trabajará dos días a la semana, 16 horas, en un centro de discapacitados de Pozuelo. Son sus primeros pasos antes de conseguir la libertad, lo cual no está exento de polémica

Iñaki Urdangarin va a comenzar a partir de ya su reinserción en la sociedad tras 15 meses en prisión. Un año y medio en la cárcel que poco a poco dejarán de ser su día a día, con la decisión que ha tomado el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria Primero de Castilla y León, que permitirá al marido de la infanta Cristina a salir dos días a la semana para realizar servicios comunitarios.

Iñaki Urdangarin ya puede salir de prisión, pero con condiciones

Ya se ha desvelado cuáles serán los quehaceres de Iñaki Urdangarin en el centro de hogar en el que prestará sus servicios dos días a la semana, durante 16 horas. El ex duque de Palma formará parte de un equipo preocupado en la atención especializada a personas discapacitadas en ‘Hogar Don Orione’, situado en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. Un proyecto fundado en 1967 por la orden religiosa italiana de los orionistas y que han logrado que Iñaki Urdangarin comience a pensar en su futuro más allá de las rejas que limitan su libertad.

Poco a poco se van desvelando detalles sobre cómo será la nueva vida carcelaria de Iñaki Urdangarin, ahora que comenzará a disfrutar de permisos penitenciarios, aunque sea solo para tomar contacto con la realidad. Tardará desde su prisión en Brieva una hora y diez minutos hasta el centro en el que prestará servicio comunitario.

Curioso es el hecho de que Iñaki Urdangarin cumple condena en prisión por varios delitos que se fundamentaban en desviar dinero de fundaciones centradas en ayudar a niños discapacitados. Este es uno de los puntos más criticados en las redes sociales, dado que es cuanto menos reseñable que la razón por la que entró en prisión es el primer paso para asegurar su salida. El trabajo con los más necesitados, aunque esta vez no tendrá en sus manos la opción de llevarse aquello que no le corresponde y sí resarcirse del daño que causó con sus acciones.