Realizar un delineado impecable y que además quede igual en ambos ojos no es una tarea fácil. Muchas personas siguen en busca de la fórmula para conseguir el eyeliner perfecto y, de esta manera, enfatizar la mirada, agrandar o incluso, cambiar la forma de su mirada. Y, aunque es cierto que la paciencia es fundamental, existen pequeños trucos que pueden servirnos este verano para conseguir (por fin) nuestro ansiado objetivo: el eyeliner perfecto.

Tipos de eyeliner
Antes de ponerse manos a la obra necesitamos buen material. Por ello, dependiendo del resultado que queramos obtener con este maquillaje, debemos conocer los tipos que existen:
Eyeliner líquido. Si estás empezando, este delineador es para ti. Gracias a su acabado en tinta es muy fácil de usar. Además, puedes hacerte con uno en formato rotulador de punta fina que es más cómodo de manejar y permite trazar el rabito del ojo de forma muy sencilla.
Crema o gel. Para un nivel más experto, este tipo de eyeliner se aplica con la ayuda de un pincel muy fino que te proporcionará un acabado armónico y súper profesional.
Lápiz de ojos. Si prefieres un acabado más natural, este formato te permitirá conseguir un resultado más difuminado que rasgue tu mirada y se difumine con tus sombras de ojos para un acabado casi imperceptible.

Eyeliner
Gtres

Errores más comunes a la hora de aplicarlo

Hemos escuchado tantas fórmulas infalibles sobre cómo hacernos el eyeliner que ya no sabemos cuál funciona y cuál no. Estos son los errores que más solemos cometer a la hora de utilizar el delineador y que debemos evitar a toda costa.

No estires el párpado. Por mucho que hayas escuchado que este es el mejor método para hacerte el eyeliner, es mentira. Cuando volvemos a soltar el párpado volverá a su forma habitual y el rabillo se acortará por lo que tendrás que volver a dibujarlo.
De fuera hacia dentro. La primera línea que hagas con tu delineador será el más grueso. Por ello, es mejor dibujarlo de fuera hacia dentro.
El grosor. Si todavía no eres una experta y estás empezando busca un trazo fino para conseguir un efecto natural y bonito al ras de las pestañas.
Pintar una línea mal hecha.  Si te ha salido doblado o en una dirección que no te gusta, bórrala y vuelve a empezar.

Cómo conseguir el eyeliner perfecto paso a paso

Si sigues estos pasos conseguirás aquello que llevas deseando tanto tiempo: el eyeliner perfecto.

1.  Coge el rotulador o pincel y continúa la dirección de tu ojo hasta el final de la ceja. De este modo, sabrás la dirección que tienes que seguir.
2. Una vez lo tengas claro es hora del primer trazo. Dibuja una línea fina desde el final de tu ojo en diagonal. En el caso en el que tengas los ojos más pequeños, intenta no hacer una línea kilométrica ya que, visualmente, se verán más rasgados.
3. Une el final del trazo con la parte superior de tus pestañas. Intenta que no haya mucho hueco que rellenar y recuerda que si la recta es más fina quedará más natural.
4. Por último, rellena tus líneas y dale el toque final usando una buena máscara de pestañas que te haga lucir una mirada de escándalo.