El entrenador de Malena Costa ha compartido algunos de los ejercicios que componen la rutina de entrenamiento que sigue la modelo para mantenerse así de en forma


Está en forma, de eso no cabe duda. Tiene una figura impresionante forjada a base de una alimentación sana y de un entrenamiento que Malena Costa sigue de manera regular y bajo la supervisión de un experto. Constancia y fuerza de voluntad son las claves para mantener una musculatura tonificada y un cuerpo fuerte y fibrado.

Ser constante y mantener las rutinas, las claves del entrenamiento de Malena Costa

Malena Costa entrena duro y de ello deja constancia su personal trainer, que no ha dudado en compartir algunas imágenes de la modelo mallorquina en pleno ejercicio. Así hemos podido ver que su entrenamiento es de lo más completo y que no deja ninguna zona sin trabajar.

La modelo entrena bajo la batuta de Miguel Lordán, un entrenador personal que también está detrás de la estupenda forma física de otros rostros conocidos como Verónica Echegui, Ana Polvorosa o Daniel Grao. Él es quien se encarga de pautar los ejercicios para que el entrenamiento sea completo y funcional.

Un ejercicio de lo más completo

Así, combina ejercicios aeróbicos para mejorar la circulación sanguínea y favorecer la oxigenación de todas las células del cuerpo con ejercicios de fuerza para mantener los músculos tonificados. Entre los ejercicios que le ha tocado hacer a Malena en este entrenamiento trabaja además la coordinación.

Malena comienza trabajando los brazos y los pectorales con unas gomas elásticas. Lo hace de pie, tirando de las gomas hacia el pecho con un movimiento lento y controlado que le sirve para ejercitar tanto los bíceps como los músculos de los hombros.

Para no sobrecargar una zona, cambia de tren superior a inferior y va alternando los ejercicios. Así, el siguiente ejercicio es de piernas. Colocada en cuadrupedia lanza una pierna lejos para ejercitar los glúteos y continúa después con un trabajo de brazos. Vuelve a las gomas y con los brazos rectos, moviéndolos solo desde el codo, tira de la goma hacia abajo. Con este movimiento, lento y controlado se consigue trabajar el bíceps, pero también el tríceps.

Piernas y abdomen

Tras esto llegan ejercicios de sentadillas con peso en las manos y con pesas en los pies. Esto sirve para trabajar aún más la zona de los glúteos y la parte posterior de las piernas, un ejercicio al que sigue el trabajo abdominal. Tumbada en el suelo hace abdominales invertidas, es decir, en lugar de elevar el tronco lo que eleva son las piernas, trabajando de igual modo el vientre.

Para finalizar, trabaja la parte lumbar y la zona de los glúteos con elevaciones de pubis desde el suelo. Con esto consigue movilizar toda la musculatura de la cadena posterior y trabajar zonas que normalmente quedan fuera de los entrenamientos. Toda una sucesión de ejercicios que exigen de una buena forma física pero que cargan de energía para todo el día.