A Irene Rosales le encanta la cocina, pero también cuidarse con los platos más sanos. La mejor prueba de ello es su última cena y desayuno


Desde que dejó su trabajo en televisión, Irene Rosales se ha centrado en las redes sociales, donde en los últimos tiempos nos está mostrando su pasión por la cocina. La mujer de Kiko Rivera no tiene problemas para meterse entre fogones y enseñarnos sus habilidades, eso si, siempre comidas muy saludables, con los ingredientes más naturales para mantener la figura a raya. Y todavía más en esta época del año en la que la operación bikini ya está en marcha. Con su última cena y desayuno nos lo ha demostrado, además de se perfecto para no ganar kilos, tiene otra ventaja añadida: ella misma se ha encargado de elaborar algunos de los ingredientes. Así que, más sano imposible.

Mucha fruta, verduras y carnes blancas son los ingredientes fundamentales en su dieta. Las ensaladas son el plato que nunca falta en su mesa, con ingredientes que, además de ser perfectos para mantener la línea tienen propiedades que influyen en nuestra piel para combatir la oxidación de las células y prevenir el envejecimiento.

El desayuno y la cena de Irene Rosales tiene todos los ingredientes para mantener la figura

Ya sabemos que el desayuno es la comida más importante de todo el día y la que nos proporciona la energía necesaria para desarrollar las actividades de la jornada. Irene lo soluciona de una manera sencilla, pero con todos los ingredientes imprescindibles, ya que mete las proteínas e hidratos de carbono necesarios.
Un café con leche y un montadito de pan con pavo y un toque de aceite. Con este desayuno se despierta Irene Rosales. Además, tiene el plus de que el pan es de espelta lo ha hecho ella misma la noche anterior.
Los beneficios de tomar el pan de espelta son muchos, entre ellos, su alto contenido en fibra facilita el tránsito intestinal y la digestión y es una gran fuente de vitaminas del grupo B y de minerales.

En las cenas, Irene siempre tiene una ensalada en su mesa. En esta ocasión de canónigos, tomate, queso fresco y pipas de girasol, todo ello muy saludable. Y también se ha apuntado a la quinoa, un cereal ya muy habitual en nuestra dieta, que tiene grandes propiedades para la piel. Su aporte de vitamina C aumenta la capacidad regeneradora de los tejidos, la vitamina E es un poderos antioxidante y también tiene una gran capacidad hidratante.

Alimentación y deporte

Además de cuidar mucho la alimentación, Irene Rosales no se olvida del otro componente imprescindible para estar en forma tanto por dentro como por fuera: el deporte. Mantiene una rutina de ejercicios, en ocasiones con un entrenador personal, para no ganar peso y tonificar el cuerpo. Los resultados son inmejorables y puede presumir de una figura espectacular.

A pesar de los constantes conflictos de su familia, Irene quiere mantenerse lo más alejada de ellos, aunque siempre apoyando a su marido.