Las necesidades de la piel varían con el paso de los años, está claro que no podemos utilizar las mismas cremas a los 30 que a los 50. Por eso es fundamental cuáles son los ingredientes que deben tener para que tu piel se mantenga firme, radiante y perfectamente hidratada. Cinco son esos ingredientes: Vitamina C, retinol, ceramidas, ácido hialurónico y péptidos, además de protección solar que no puede faltarte en ninguna época del año.

Inmaculada Jiménez, directora de formación de skincare de Sephora, nos explica por qué estos cinco ingredientes (+1) son esenciales para el cuidado de la piel madura.

Los ingredientes tops de las cremas para pieles maduras

La vitamina C es un potente antioxidante que protege frente a la contaminación y el daño medioambiental, además de ser un excelente antirradical libre, es el ingrediente indispensable en el neceser de las pieles maduras por su capacidad para aportar luminosidad a la tez cetrina o apagada.  “E interviene en la firmeza de la piel, dado que potencia la regeneración del colágeno”, explica la profesional de Sephora..

El retinol es la estrella para la noche. Es un ingrediente que ayuda en la renovación de la piel y acelera la regeneración celular. ¿Los resultados? Una piel reafirmada, repulpada y uniforme, gracias a sus también propiedades difuminadoras de discromías e imperfecciones.  “Eso sí, hay que tener cuidado con las pieles sensibles y optar en este caso por concentraciones bajas de este derivado de la vitamina A. Yo aconsejo incorporarlo a la rutina de forma progresiva, una a dos veces por semana“, señala Inmaculada Jiménez..

Las ceramidas. Lípidos que conforman aproximadamente el 50% de la epidermis, son las encargadas de crear la barrera natural en la piel que previene la sequedad y desnutrición. Su producción se ralentiza con la edad, por eso es importante incorporarlas en la rutina.

El ácido hialurónico. Activo hidratante por excelencia, es también el encargado de rellenar las arrugas y líneas de expresión para alisar la textura de la piel, además de capitalizar la propia hidratación de la piel. “Utilizarlo a diario proporcionará a la piel la jugosidad y elasticidad perdidas con la edad”, explica la experta de Sephora.

Los péptidos. Actúan como cimiento para el colágeno, la elastina o la queratina. Sin ellos, la piel pierde firmeza, aparecen las arrugas y muestra un aspecto cansado. Su incorporación a la dieta cosmética supondrá una piel de aspecto más joven, firme y sana.

Siempre la protección solar

El sol deshidrata la piel, daña su barrera cutánea, altera el ADN celular y produce manchas. Por eso combatir la principal causa de fotoenvejeciemiento es prioritario, incluso antes de llegar a los 50, con cremas de tratamientos hidratantes de uso diario que contengan factor de protección solar».