«Rocío Carrasco no se ha puesto en primera línea», ha dicho sobre su gran amiga que continúa siendo protagonista en los platós.


Los últimos meses, Rocío Carrasco ha estado en el ojo del huracán debido a la participación en ‘Supervivientes 2020’ de su hija, Rocío Flores. Madre e hija mantienen una inexistente relación desde hace siete años. Terelu Campos respeta la posición que ha adoptado su amiga durante estos últimos años manteniendo silencio y siempre cauta cuando habla de ella ha confesado un objetivo que, quizás, no haya cumplido.

Se ha mostrado rotunda en ‘Viva la vida’ sobre Antonio David Flores quien la ha llamado «emisario» recientemente y enfadada reiteraba: «Nunca he hablado de esta persona y nunca le voy a responder nada a esta persona». Muy sería, ha hablado de David Flores, el hijo en común de Antonio David y Rocío Carrasco: «Nadie, absolutamente nadie, se debería permitir hablar de ese niño exceptuando sus padres. Esta es mi modesta opinión». Indicaba que ella no lo va a hacer bajo ningún concepto: «No hay que ni nombrarle. No es una persona pública».

La semana pasado Terelu confirmó que su amiga no atravesaba su mejor momento y señaló que la había visto triste durante la celebración del cumpleaños de su madre, María Teresa Campos. “Rocío estaba relativamente tranquila, con el poso de tristeza que la llevo viendo ya hace unos años, me atrevería a decir que por primera vez la he visto superada», fueron sus palabras exactas. Ahora, afirma que quizás su fiel defensa en los platós no ha cumplido con el objetivo que ella buscaba: «Queriendo apaciguar toda esa animadversión hacia Rocío igual me ha salido el tiro por la culata». Y añadía tajante que la hija de Rocío Jurado no ha querido estar en el foco de la noticia: «Rocío Carrasco no se ha puesto en primera línea».

Valora su experiencia en ‘La última cena’

Terelu ha manifestado que se pegó una auténtica paliza en los fogones como anfitriona junto a Víctor Sandoval en el programa ‘La última cena’. Además, no se mostró totalmente satisfecha con el resultado: «No me salieron las albóndigas como quería». A pesar de ello, califica como positivo su reencuentro con sus excompañeros de ‘Sálvame’: «Tengo que decir que todo fue muy bien. Al principio sí que estaba nerviosa, pero luego me tranquilicé».

Sobre su esperada vuelta al plató en el que trabajó durante nueve años ha sido tajante: «Hay una parte de realidad ahí. Han sido muchos años, no puede no quedar nada, es muy difícil». Cuando Emma García le ha preguntado si volvería como colaboradora habitual de Sálvame ha manifestado lo siguiente: «He dicho hasta la saciedad que no. En este momento no. No puedo prever lo que va a pasar en mi vida».

Ha confirmado que ahora se siente satisfecha con su trabajo en ‘Viva la vida’ y no se plantea un regreso a Sálvame. Eso sí, ha confirmado que que se sintió cómoda con sus excompañeros: «A algunas personas las he querido mucho. Anoche no había un ambiente hostil. Hay personas que he querido muchísimo y he dejado de querer. Y personas a las que quiero menos».

También se ha pronunciado sobre Kiko Hernández, uno de los que ha sido más críticos con ella en el último año: «Tengo un conocimiento de Kiko y, parece hasta pretencioso, pero sé hasta cómo va a reaccionar con los invitados». Incluso ha matizado que él decía cosas en plató con el único objetivo de que ella estallara.

Se pronuncia sobre María Patiño

Su salida de ‘Sálvame’ parece haber terminado con la relación que mantenía con María Patiño. A la pregunta de cómo está su relación con la presentadora ha respondido tajante: «No está». Ha explicado que en este momento no tiene con ella ningún tipo de hostilidad, pero tampoco relación, algo que ha perdido después de su salida de ‘Sálvame’: «Si no te quieren en sus vidas, a mí me da igual».

Ha recaído en la ausencia de María Patiño en ‘La última cena’ y ha señalado que su falta se debió a que no se encontraba bien. «Si hubiera querido no estar, hubiera hablado y lo hubiera dicho. No se hubiese comprometido y a las ocho de la tarde hubiese dicho que no se encontraba bien». Rafa Mora fue el encargado de sustituirla en plató. Por su parte, la presentadora también ha hablado de Terelu: «Ella piensa que hemos sido injustos con ella y que no hemos estado a la altura como compañeros, incluso, como amigos y creo que eso no se va a recuperar jamás».