El torero ha hablado con su mujer en la gala de ‘Supervivientes: Tierra de nadie’. Allí, el matrimonio ha intercambiado palabras de contenido íntimo.


José Ortega Cano ha hablado con Ana María Aldón en la gala de ‘Supervivientes: Tierra de nadie’. Allí, el torero y su esposa han protagonizado una charla breve, pero de lo más intensa. En ella se han cruzado palabras de cariño y hasta insinuaciones de lo más picantes.

El diestro entabló una conversación con su esposa, que ya lleva nueve semanas de concurso en el ‘reality’ de Telecinco. «¡Mi amor! Cariño, ¿cómo estás? ¡Qué guapo estás!», le preguntaba la modista al diestro al verlo en un pequeño monitor que permitía verlo en directo desde Honduras. Minutos antes, Ana María había entonado la canción que más le recordaba a su pareja. ‘Si tú eres mi hombre’. Pues ya lo tenía, por fin, delante de sus ojos.

«Me quiero casar otra vez contigo»

«Hola, bonita mía», le decía, cariñoso, el matador. «¿Cómo estás tú?». Ana María, en un arranque de amor, le lanzaba: «¡Que me quiero casar otra vez contigo!». Su marido se reía: «Venga, pues vamos a casarnos».

«¿Cómo está el niño?», quiso saber la concursante. «Muy grande, hecho un gigante. Se le han caído tres dientes. Se acuerda muchísimo de ti. Tu hija, muy bien. Y tu nieta fantásticamente también, muy guapa». «Cuida a mi hija y no me la desampares», señalaba Ana María.

Ana María Aldón ya se había venido arriba, así que le ha propuesto tener otro hijo delante de toda España. «Ahora la vamos a liar con la niña», le decía. La respuesta de Ortega Cano no pudo ser más elocuente: «¡’Cargaíto’ voy a estar!».

Ortega Cano, preparado «para la faena que sea»

Carlos Sobera, desde el plató, intervenía en el diálogo para recordarle al torero, por si no le había quedado claro, que Ana María «está pidiendo una faena nueva». José Ortega Cano respondía con humor: «¡Estoy preparado para la faena que sea!»

«Marina te manda mucho besos. Y José Fernando igual. Toda la familia», concluía el diestro. «Un beso a Rocío», añadía. Ana María se despedía con un: «Te amo».

Antonio David Flores, sentado en plató, no tardó en comentar el singular encuentro de la pareja. «Menuda conversación más divertida y más simpática y qué bien se quieren los dos», decía. El colaborador de ‘Sálvame’ ha recordado que «Gloria llama continuamente a la hija de Ana María», que está «en el pueblo con su hija».

Ha relatado su historia de amor con Ortega Cano en la isla

Hace apenas unos días, Ana María Aldón recordaba cómo había conocido a José Ortega Cano en la finca Yerbauena, que había ido a visitar con su madre en un autocar. No había pasado «ni media hora desde que salí de la finca y me llama otra vez. Vamos al Rocío, ven a acompañarme. Ven con unos amigas», le dijo.

Ana María ha admitido que al principio «me hice de rogar». El hecho de que él fuera tan conocido la hizo guardar las distancias. Al menos en un primer momento. «Yo tenía una tienda muy bien montada, una vida muy bien organizada, todo en orden», ha relatado. No es la primera vez que cuenta que su romance con el torero dio un radical giro a su vida, que parecía tan encaminada e, incluso, acomodada. «Yo trabajaba mucho, pero ganaba mucho dinero. Siempre he sido una mujer muy trabajadora».

El amor llamó a su puerta y modificó de manera radical sus planes. Porque poco después de empezar su idilio se quedó en estado. «Ahora en Semana Santa hemos hecho ocho años. Y un niño ya con siete años. A los tres meses me quedé embarazada. Fui al médico porque me dolían los riñones y me dijo: usted está embarazada».

La noticia de su embarazo fue lo que la situó por primera vez al juicio de la opinión pública. Algunas voces cuestionaron en su día sus verdaderas intenciones con Ortega Cano. Y fue entonces cuando se dio cuenta de la magnitud de estar al lado de alguien tan famoso como el ex de Rocío Jurado. Tal y como ella misma ha contado a sus compañeros en Honduras, en su momento llevó muy mal que se pusiera en tela de juicio sus sentimientos hacia su marido. «¿Él es un Dios y yo soy una mierda?», ha confesado.