La colaboradora ha derrochado simpatías en su regreso y ha insistido en su deseo de reencontrarse con el «Eje del mal».


La tarde del 16 de junio supuso un antes y un después en la vida de Mila Ximénez. Compungida y casi sin poder articular palabra, la colaboradora anunciaba en ‘Sálvame’ el verdadero motivo de su sonada ausencia en el programa: le habían diagnosticado cáncer de pulmón. Tras esto, la periodista permaneció alejada de televisión hasta hace unas semanas. Días antes de comenzar sus vacaciones, la de Sevilla volvía a ‘Sábado deluxe’ para explicar en primera persona cómo se sentía y cómo había comenzado el tratamiento.

Asustada pero con la mentalidad muy positiva, Ximénez volvía a mostrar su deseo de volver a alejarse de los focos para poder pasar el verano tranquila junto a su hija Alba y sus nietos. Hasta ahora. El pasado jueves regresaba al programa de las tardes de Telecinco para dar una sorpresa a Kiko Hernández por su 44 cumpleaños. Tan solo dos días después, la que fuera concursante de ‘GH VIP 7’ ha regresado de forma triunfa al trabajo.

Mila Ximénez ha recuperado su silla de ‘Sábado deluxe’ y ante María Patiño, que no podía evitar mostrarse emocionada ante el regreso de su amiga, con una sonrisa de oreja a oreja aseguraba de forma tajante: «He vuelto«. “Tienes una silla guardada desde que te fuiste”, respondía la también presentadora de ‘Socialité’. De blanco impoluto, la colaboradora ha vuelto a poner el pie en el plató del programa de La Fábrica de la Tele y entre bromas ha asegurado: «Hay que venir a poner orden«.

A raíz del polígrafo de Sofía Suescun y Kiko Jiménez, en el que no han podido evitar hablar de Kiko Matamoros y su chica, Marta López, Mila Ximénez hacía hincapié en que dejaran «en paz» al también colaborador de ‘Viva la vida’ puesto que estaba de vacaciones. «Vuelve el eje del mal. Aunque con todo lo que estoy vendo, el eje del mal somos hermanitas de la caridad. Vengo a trabajar», insistía.

«Tengo muchísimas ganas de vivir»

En su vuelta al cortijo de Jorge Javier Vázquez, Mila Ximénez regresaba para que la audiencia fuera consciente de que «no estoy en coma ni en un hospital ingresada». «Tengo que volver a funcionar otra vez. Tengo muchísimas ganas de vivir», confesaba, entre lágrimas. «Tengo que hacer muchas cosas y hay mucha gente que todavía quiere verme viva. Echo mucho de menos mi trabajo y mis broncas. Necesito ya levantarme y empezar a funcionar. Quiero trabajar ya». También ha extrañado a sus compañeros: «Me siento muy orgullosa de ser parte de este equipo porque sois los mejores», admitía días atrás sentada en la que sigue siendo su casa.

Mila Ximénez ha recuperado su rutina de trabajo y está preparada mentalmente para volver a la carga. «Mi oncóloga dice que soy una valiente. Paseo lo que pase no voy a ponerme de rodillas ante ninguna enfermedad», recalcaba en su inesperada visita a ‘Sálvame’.

Vuelve a televisión en plena batalla contra el cáncer

Mila deseaba volver a recuperar una rutina que llevaba un tiempo echando de menos después de unos meses marcados por la crisis sanitaria: «Hemos estado tres meses confinados por el tema del concurso, luego la pandemia, más tarde el herpes y cuando empiezo a trabajar me viene un cáncer», afirmó.

Estos últimos meses, Mila ha estado arropada por su familia, el apoyo incondicional de sus hermanos ha sido fundamental, al igual que el de su hija, Alba. Sus compañeros de ‘Sálvame’ también han permanecido muy atentos a su evolución, entre ellos, una persona que se ha convertido clave en su vida, Jorge Javier Vázquez, con quien disfrutaba de unos días de descanso en Baleares. Además, ha recibido «una oleada de cariño» que nunca creyó recibir de tal manera. «A veces me levanto de la cama y digo: ‘Gracias por la enfermedad’», dijo durante su última entrevista.

«Un cáncer no va a poder conmigo. Voy a superar este trance». Asimismo, ha recordado que la persona a la que más le costó contarle su enfermedad fue a su hija. «Alba me dijo: ‘Tienes que hacer lo que sea porque a mí me haces mucha falta’». También supuso un importante contratiempo trasladar la noticia a sus compañeros de ‘Sálvame’: «Soy muy osada y sé que me queréis. Era muy complicado deciros que tengo un cáncer».